Revista Ecclesia » Hogar para necesitados de Valencia ofrece acoger a refugiados de Afganistán
Destacada Iglesia en España Última hora

Hogar para necesitados de Valencia ofrece acoger a refugiados de Afganistán

Ante la grave crisis que afronta Afganistán, el hogar Ciudad de la Esperanza (CIDES), ubicada en Aldaia (Valencia), anuncia que ofrece plazas para acoger a refugiados afganos mayores edad.

Tras la llegada de los talibán y la toma de control de Kabul, el pasado 15 de agosto, decenas de miles de personas esperan en el aeropuerto para ser evacuadas. Se estima que por ahora han salido delpaís unas 90.000 personas, pero decenas de miles continúan esperando.

Ante esta situación, la Ciudad de la Esperanza, una asociación benéfico-social sin ánimo de lucro de la Iglesia en Valencia, anuncia que ofrece plazas para acoger a algunos de los afganos que lleguen a España, según informa la archidiócesis.

«Las puertas abiertas»

Según el director, el padre Vicente Aparicio, actualmente atienden a «140 personas sin hogar y en riesgo de exclusión social, procedentes de 35 países diferentes, y tenemos las puertas abiertas, y nuestros corazones, para acoger a todo el que lo necesite, especialmente ahora a afganos que hayan huido de su país y necesiten un hogar».

De hecho, el padre Aparicio destaca que la Ciudad de la Esperanza acogió «durante mucho tiempo» a un hombre afgano «al que tenemos mucho cariño y que ha conseguido rehacer su vida, tiene un trabajo y un alojamiento propio, y siempre que puede viene a visitarnos».

Desde el centro recuerdan que mantienen sus puertas abiertas «todos los días del año para atender a los usuarios, que deben cumplir las condiciones de ser varones y mayores de edad».

En casas de 4 a 6 personas

En las instalaciones cuentan con un total de 180 plazas y ofrecen a los usuarios los servicios de desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. Los usuarios viven en casas de 4 a 6 personas con una sala de estar común con televisión y disponen de red wifi.

«CIDES es un centro cristiano católico pero está abierto a todas las religiones y cultura, lo único que se pide es respeto en la convivencia dentro del centro, donde muchos de los usuarios son musulmanes y tienen un menú Halal», asegura el director.

Ante la emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus, el centro cumple con todas las medidas preventivas establecidas por las autoridades. Por eso los nuevos usuarios «sólo pueden acceder con PCR negativo asegurando, en todo caso, que no hay riesgo de contagio de la covid-19».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa