manuel-garcia-viejo-4
Opinión

Hermano Manuel García Viejo: recuerdo y oración mientras pasa de África a España, afectado por el ébola

Hermano Manuel García Viejo: recuerdo y oración mientras pasa de África a España, afectado por el ébola

Por José Luis Redrado, hermano de San Juan de Dios, obispo secretario emérito del Consejo Pontificio para la Pastoral de la Salud

Este domingo, 21 de septiembre, he celebrado la Eucaristía en nuestro hospital de Zaragoza con la presencia sencilla de un grupo de 15 Hermanos, asistidos en nuestra asistidos en nuestra Residencia; Hermanos de edad avanzada que han ejercido la Hospitalidad durante muchos años, y siguen haciendo Hospitalidad; ahora  la suya es decir gracias, es sonreír, es dejarse hacer, es rezar…

También había en la Asamblea un grupo de enfermos-ancianos de nuestro hospital, sus familiares, junto con un pequeño grupo de voluntarios y Hermanos(as) de la comunidad. Este es nuestro ambiente dominical.

De cuando en cuando hay sorpresas que te las da la Palabra de Dios, incisiva, penetrante, tocante, real, como la de hoy; otras veces es la vida  Hoy han sucedido entre nosotros las dos cosas. La Palabra de Dios con el evangelio de este domingo – Mateo 20, 1-16 –  nos ha hablando de la llamada a la viña, todos somos llamados, a horas diversas, con la misma paga de jornal, igual para todos. Todo para decirnos que Dios es amor y el amor es gratuito; que Dios no es  un patrono, un terrateniente. Dios es Dios, como es, y no como nos lo imaginamos o como querríamos que fuera. Dios es amor, donación, gratuidad y se nos da por encima de nuestros merecimiento.

Por eso, hemos de aprender que lo más gratificante es gratuito, es dar, es darse sin esperar, gratis, por amor, como Dios lo hace y nos enseña a hacerlo nosotros.

El hecho de vida, hoy entre nosotros, es que muchos responden a esta llamada a la viña: muchas madres de familia, muchos jóvenes, muchos evangelizadores, misioneros que entregan sus vidas, gratis, samaritanos de bien, sirviendo. Nuestros ojos, nuestro corazón, nuestro afecto va de nuevo a África donde sufre tanta gente de EBOLA y otras muchas enfermedades, a veces ocultas a nuestros ojos y a nuestros Medios de Comunicación Social.

manuel garcia viejo 5

Hoy  todos los Medios de Comunicación traen en sus pantallas o en sus columnas otro de nuestros religiosos de San Juan de Dios, el Hermano Manuel García. Todos los Medios en “alarma”, todos los dispositivos sociales en acción. Nosotros no habíamos cesado de rezar, ahora se nos pide intensificar la oración; ya estamos de rodillas pidiendo al Señor de la viña que no nos deje, que nos ayude a ser valientes, que no nos falten misioneros en la viña de la Hospitalidad, allí donde la fragilidad es mayor, allí donde la gente sufre más. Pedimos que no nos falte el testimonio y la profecía de nuestros Hermanos misioneros; que su ejemplo nos haga aquí más fuertes, más hospitalarios, nos haga mejores. Vuestras vidas remueven en nosotros sentimientos de bien y de coraje. Os necesitamos.

Hermano Manuel, desde Zaragoza, desde tu provincia castellana, desde toda la Orden de San Juan de Dios, sabes que cuentas con nuestro afecto y con nuestra oración. Ponte confiadamente en las manos del Señor.

Un abrazo.

Zaragoza, 21 septiembre 2014

 

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.