Revista Ecclesia » Heredero de Pedro. Música: «Dueño de mi vida»
pedro
Rincón Litúrgico

Heredero de Pedro. Música: «Dueño de mi vida»

Heredero de Pedro. Música: «Dueño de mi vida»

 Texto recopilados por fray Gregorio Cortázar Vinuesa, O.C.D.

          Dios que_a Pedro_entregas / llave celestial, / al que hoy lo_hereda / danos le_escuchar (1).

1.       Dulce Jesús bueno, / Pedro te_aclamó / de Dios Hijo_eterno, / Cristo Salvador. / Siempre_así te_aclama / el que_es “Pedro”_actual, / tu verdad proclama / con luz sin igual.

2.       Oh Jesús, pues haces / roca_a Pedro fiel, / que_ate_o que desate, / lo darás por bien. / Tu Vicario,_el Papa, / quiere desatar, / que, si_a todos amas, / es tu_afán salvar.

 

3.       Oras, Jesucristo, / no te_ha de fallar / Pedro, por los siglos / roca_es de verdad. / Siempre_él nos confirma / que_eres todo_Amor, / la fuerza_infinita / de tu Redención (2).

 

4.       Oh Jesús, a Pedro / pides todo_amor, / pues del mundo_entero / le_haces Buen Pastor. / Mucho_apremia_al Papa / tu gran sed de_amor; / darte_a todas almas / es su_afán (3), su_ardor.

Notas

(1) Cf Pablo VI, Audiencia general 12-1-1967: «A quienes han sufrido vicisitudes espirituales de todo tipo para llegar a la certeza objetiva de la fe, el encuentro con el Magisterio eclesiástico proporciona, efectivamente, un sentimiento de gratitud a Dios, a Cristo, por haber confiado su saludable mensaje a un órgano infalible y vivo».

Pablo VI, Ángelus 29-6-1973: «Renovemos juntos, hijos queridísimos, nuestra adhesión, nuestra devoción a san Pedro, hoy que celebramos su fiesta. Está interesada en ello la autenticidad de nuestra profesión católica, más aún, la validez de nuestra religión cristiana… Hoy muchos propenden a decir: “A Cristo, sí lo aceptamos; pero a la Iglesia no”. Otros dicen: “Una Iglesia, sí la deseamos; pero no la de Pedro”. ¿Con qué autoridad histórica, evangélica, carismática pueden afirmar esto? ¿Cómo permanecer con Cristo y en Cristo, prescindiendo del vínculo de unidad establecido por él con él y entre nosotros? Por lo que nos afecta, procuremos estar humilde y fielmente unidos a Pedro y lo estaremos a la Iglesia, lo estaremos a Cristo, lo estaremos a la vida divina que solo de él nos llega».

Juan Pablo II, A los profesores de teología, en Salamanca 1-11-1982: «No se puede creer en Cristo sin creer en la Iglesia “Cuerpo de Cristo”, no se puede creer con fe católica en la Iglesia sin creer en su irrenunciable Magisterio. La fidelidad a Cristo implica, pues, fidelidad a la Iglesia; y la fidelidad a la Iglesia conlleva a su vez la fidelidad al Magisterio. Es preciso, por consiguiente, darse cuenta de que con la misma libertad radical de la fe con que el teólogo católico se adhiere a Cristo, se adhiere también a la Iglesia y a su Magisterio. Por eso el Magisterio eclesial no es una instancia ajena a la teología, sino intrínseca y esencial a ella. Si el teólogo es ante todo y radicalmente un creyente, y si su fe cristiana es fe en la Iglesia de Cristo y en el Magisterio, su labor teológica no podrá menos de permanecer fielmente vinculada a su fe eclesial, cuyo intérprete auténtico y vinculante es el Magisterio».

(2) Cf Juan Pablo II, Consagración del mundo a la Santísima Virgen, dada el 8-12-1983 para ser leída por cada obispo el 24-3-1984: «”Yo por ellos me santifico, para que ellos sean santificados en verdad” (Jn 17, 19). Queremos unirnos a nuestro Redentor en esta consagración por el mundo y por los hombres, la cual, en su Corazón divino, tiene el poder de conseguir y de procurar la reparación… Se manifieste, una vez más, en la historia del mundo el infinito poder salvador de la Redención; el poder del Amor misericordioso. Que este detenga el mal. Que transforme las conciencias. Que en tu Corazón inmaculado se abra a todos la luz de la esperanza».

(3) Cf Juan Pablo II, Discurso a los jóvenes de Malta 27-5-1990: «San Pablo nos advierte que hay un cimiento sólido sobre el que construir: Jesucristo (cf 1Co 3, 10s)… No tengamos miedo de darnos totalmente a Dios. No perdamos nunca la esperanza en su poder para mantenernos en el camino aun cuando las situaciones parezcan desesperadas».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa