Revista Ecclesia » Haití: La Iglesia vuelve a cerrar sus centros educativos para exigir la liberación de los religiosos secuestrados
Internacional Última hora

Haití: La Iglesia vuelve a cerrar sus centros educativos para exigir la liberación de los religiosos secuestrados

Nuevo cierre de escuelas y universidades católicas en Haití para exigir la liberación de los religiosos secuestrados en Croix-des-Bouquet, cerca de Puerto Príncipe, el pasado 11 de abril. La Conferencia Episcopal y la Conferencia de Religiosos anunciaron ayer que los centros educativos y todas las demás instituciones de la Iglesia católica en el país, excepto hospitales y centros de salud, permanecen cerrados entre los días 21 y 23 en señal de protesta. Ya lo hicieron antes el día 15.

«Los secuestradores no escuchan la voz de la razón. Diez días en manos de los secuestradores son demasiados. Vemos con pesar la falta de un cambio en la situación de nuestros hermanos y hermanas que están en manos de los bandidos», afirma la Conferencia Episcopal en un comunicado.

Liberación de uno de los rehenes

Como informó ECCLESIA, el secuestro se produjo el domingo 11 de abril, cuando los religiosos —cinco sacerdotes y dos religiosas— y tres familiares de un sacerdote se dirigían a una ordenación. El diario Le Telegramme informó el sábado día 17 que había sido liberado uno de esos familiares, la señora Oxane Dorcélus, de 70 años, madre del presbítero Jean Arnel Joseph. El periódico informó de que se había pagado un rescate de 50.000 dólares por todo el grupo, pero que los secuestradores, integrantes de una banda criminal llamada «400 Mawozo», solo la habían soltado a ella.

Los medios locales indican que preocupa de manera especial la salud de dos de los rehenes: de uno, porque tiene una herida de bala en el abdomen, y de otro, porque es diabético y necesita inyectarse insulina. El secretario de la Conferencia de Religiosos y Religiosas e Haití, Padre Gilbert Peltraux, ha revelado que las condiciones en que se encuentran son penosas, atados y al aire libre, a la sombra de unos árboles. Son los secuestradores los que llaman y deciden la duración de las comunicaciones.

Varios de los religiosos pertenecen a la Sociedad Sacerdotal de Saint Jacques. Su superior general, Padre Paul Dossous, hizó público un comunicado el domingo día 18 en el que afirma que «el rescate no sería el único motivo del secuestro». «Es inmoral pagar el rescate a los secuestradores. Pero eso no impedirá que hagamos todo lo necesario para obtener la liberación que clamamos», señala. La nota concluye diciendo que la Compañía se compromete a «hacer todo lo posible para no complicar esta situación desesperante y aterradora, con miras a un final feliz».

Entre los siete cautivos hay dos ciudadanos franceses, el religioso Michel Briand y la religiosa Agnès Bordeau. La fiscalía de París ha abierto una investigación.

El día 14 presentó su renuncia el primer ministro, Joseph Jouthé. El presidente Juvenal Moïse nombró para reemplazarlo al ministro de Exteriores Claude Joseph, quien ha ordenado el incremento de la presencia policial en las calles. Ello, sin embargo, no ha frenado la criminalidad. Según el diario Le nouvelliste, en las últimas veinticuatro horas han sido secuestradas al menos otras siete personas, dos de ellas empleadas del Tribunal de Cuentas.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa