Iglesia en España

«Hacernos partícipes del grito misionero» en el Día de Hispanoamérica

Fernando Redondo Benito, coordinador de la ONGD Misión América en Castilla – La Mancha, ha destsacado que el Día de Hispanoamérica, que se celebra el próximo 1 de marzo, sugiere «poner nuestra mirada en la misión de la Iglesia, para que centrándonos en el Evangelio podamos escuchar y hacer partícipes del grito misionero que apunta al corazón».  Gracias a esta ONGD, los proyectos en Hispanoamérica pueden sostenerse con una gestión transparente.

Este año, el lema del Día de Hispanoamérica es Para que en Él tengan vida. De los 208 misioneros diocesanos acogidos por OCSHA (Obra de Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana), 24 son de Toledo, la archidiócesis con mayor número. OCSHA cuenta, a día de hoy, con misioneros en 20 países de América. 

Con ocasión de este día, Redondo ha señalado que para Toledo esta celebración tiene una especial cercanía, precisamente por la gran cantidad de misioneros que aporta esta archidiócesis. «Esta jornada misionera no puede convertirse solo en una colecta más, sino que debe ser el eco y la presencia del gran anuncio misionero, del gran anuncio salvífico, que nos está demandando y necesitando la humanidad en su conjunto». 

Las urgencias, las catástrofes, múltiples proyectos, pueden provocar que se olvide el sentido último del trabajo misionero, porque «ellos, todos y cada uno de los misioneros, si dan la vida por sus pueblos, por los hermanos de los países de América Latina o de otros lugares del mundo, lo hacen porque reconocen a Cristo en cada uno de ellos, descubriendo la inmensa dignidad que poseen», ha afirmado Redondo.

El año pasado, en la colecta por el Día de Hispanoamérica se aportaron 4.000 euros desde la diócesis de Toledo. Los misioneros de OCHSA viven la riqueza del encuentro en varios países de América Latina, acompañando en la vida y en la plenitud de la humanidad, en ámbitos donde están en juego y en curso el desarrollo armónico de las sociedades y la identidad católica de los pueblos latinoamericanos. «Desde la coherencia y la alegría, desde su ser y estar desde el Evangelio, ayudan a los fieles cristianos a vivir su fe con alegría y coherencia, tomando conciencia de ser discípulos y misioneros», expresan en un comunicado desde la archidiócesis de Toledo.

Print Friendly, PDF & Email