Internacional

Guatemala: muerte de 35 menores en un albergue, dolor en la Iglesia

«No más condiciones indignas para nuestra niñez», grito de la Iglesia en Guatemala ante la muerte de 35 menores en un albergue

Guatemala está de duelo, según ha informado la prensa local 35 niñas han muerto en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción en San José Pinula.

Monseñor José Cayetano Parra Novo, op. Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Santiago de Guatemala, ha lamentado la tragedia «lo sucedido penosamente era una muerte anunciada», ha dicho recordando que desde haces meses ya se conocían «clamores, denuncias», a los que el Estado no prestó atención. «Esto llora sangre», la Iglesia pide a las instituciones del Estado que tomen cartas en el asunto y que se ponga solución a este problema.

Queremos que se esclarezca todo esto, saber quiénes son los responsables y que se pongan soluciones con un cambio de actitud y mentalidad, ha dicho el obispo, indicando el testimonio de una patoja (adolescente) que vivía en el albergue y que explicó a la prensa que la vida en el hogar era el infierno.

Asimismo, la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala -ODHAG-, ante la muerte de niños y niñas del hogar ha expresado «su más profundo sentir y solidaridad con las familias de los niños y niñas fallecidos en esta lamentable tragedia así como con las que fueron afectadas y se encuentran recluidas en hospitales del país, lamentando que se den este tipo de hechos los que bajo ninguna circunstancia pueden ser aceptados en nuestra sociedad».

En un comunicado ha precisado su enérgica protesta «porque este tipo de hechos pudieron haberse evitado habiendo mejorado las condiciones indignas que hayan sufrido y siguen sufriendo la niñez acogida en los hogares a cargo del Estado de Guatemala».

La ODHAG, exige «a las autoridades responsables la inmediata destitución y procesamiento de funcionarios y empleados involucrados en estas muertes y que las políticas de protección a las niñez y adolescencia se adapten a la realidad guatemalteca respetando el marco legal nacional e internacional vigente. Debiéndose considerar además que existían ilícitos previos a esta tragedia como abusos sexuales y de otra índole los que deben también tener persecución penal».

Finalmente expresa que «El Estado de Guatemala se debe constituir para la protección de la persona y la familia por lo que estos centros deben estar orientados a fortalecer a la persona humana y sus derechos, no convertirse en lugares de reclusión y maltrato. Rogamos a Dios nuestro Señor que de fortaleza y a las familias afectadas».

Fuente: Arquidiócesis de Guatemala

Print Friendly, PDF & Email