Internacional Última hora

Guaidó: «No podemos caer en la tentación de convivir con una dictadura»

«No estamos dispuestos a convivir con una dictadura. (…) No podemos caer en la tentación de convivir con una dictadura». Así ha explicado Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela y «presidente encargado» del país —reconocido por medio centenar de países, entre ellos España— su rechazo a participar en las elecciones legislativas que tienen lugar en Venezuela el próximo 6 de diciembre. Su posición es compartida por otras 37 organizaciones firmantes del llamado Pacto Unitario, pero no así por otros destacados líderes opositores, como el dos veces candidato a la presidencia de la República Henrique Capriles o María Corina Machado. Capriles (Caracas, 1972), exgobernador del Estado de Miranda y dirigente del Partido «Primero Justicia», es partidario de cambiar de estrategia y de participar en los comicios para combatir a la dictadura desde el sistema.

Guaidó y los firmantes de ese Pacto no creen en que el proceso vaya a ser democrático por lo que hablan ya de «fraude». «Si disminuimos nuestras exigencias, simplemente beneficiamos al opresor», ha dicho. El proceso electoral, además, debe ser un «proceso de solución» a la crisis que vive el país desde hace años.

En intervención telemática desde Caracas en la tarde de hoy martes, 15 de septiembre, Guaidó ha descrito un país en estado de calamidad pública, con «el 90% de los hogares sin acceso al agua potable por tubería». Venezuela, ha afirmado, es un país en guerra, y con riesgo de hambruna, como Sudán del Sur, el Congo, etc. «Debemos lograr una solución a la situación de emergencia humanitaria que, lógicamente, se ha agravado con la pandemia».

El presidente del Legislativo denuncia que el sistema de salud está colapsado, con un 30% de mortalidad entre los sanitarios, y que un médico venezolano está ganando entre siete y ocho dólares mensuales, por entre dos y cuatro de una enfermera.

Durante su intervención, acaecida en un acto organizado por el Foro Nueva Economía, el dirigente ha analizado también el papel que en los próximos comicios deben jugar actores como la Unión Europea, el Grupo de Lima, los Estados Unidos o la Iglesia. Los eurodiputados Fernando Jáuregui (PSOE) y López Istúriz (PP) han intervenido para expresarle sus «serias dudas» sobre la legitimidad del proceso (el primero) y el apoyo incondicional del Grupo Popular Europeo, el segundo. «Nosotros vamos a seguir lo que ustedes digan», le ha dicho directamente Istúriz.

Preguntado acerca de Podemos —partido que supuestamente estaría presionando para que España y Europa reconociesen las elecciones— y de su supuesta financiación venezolana, Guaidó ha señalado que el respaldo a Maduro es ya de por sí «sospechoso», y que en el régimen ha sido práctica corriente la financiación de movimientos afines a través de empresas como Petrocaribe, Odebrecht o directamente Petróleos de Venezuela (PDVSA).

«No hay un respaldo absoluto de las Fuerzas Armadas a Maduro»

¿Todavía baraja la posibilidad de que las Fuerzas Armadas den la espalda a Maduro?, se le ha preguntado. El «presidente encargado» ha sido muy claro. En las Fuerzas Armadas «no hay un respaldo absoluto» a Maduro. La cúpula militar está muy comprometida con el régimen «a través de elementos económicos» y de «grupos irregulares», pero no es algo generalizado en el estamento castrense. «Un capitán de la Guardia Nacional gana ocho dólares al mes», ha señalado antes de afirmar que ha habido 76 asesinatos por torturas, la mayoría de ellos militares, simplemente por expresar descontento. También ha dejado claro, sin embargo, que en Venezuela nunca podrá haber «transición en contra de las Fuerzas Armadas». «Vamos a tratar de que sean parte de la transición».

¿Y no teme que una hipotética victoria de Biden en las elecciones de noviembre en los Estados Unidos pueda cambiarlo todo?, se le ha cuestionado también. La respuesta, igualmente tajante. «No, porque el apoyo de Estados Unidos no es apoyo a una persona, Juan Guaidó o Henrique Capriles, sino a la institucionalidad». Maduro, ha añadido, tiene además un problema que va más allá de la Casa Blanca, y es que tiene una denuncia penal por narcotráfico y se ofrece por él una recompensa de 15 millones de dólares.

Si nada cambia, ¿presidiría un Gobierno en el exilio? ¿En Colombia, por ejemplo? «En 2021 yo voy a seguir en Venezuela, espero que iniciando ya una transición». Ese es el objetivo, «lograr la transición». Se da la circunstancia de que actualmente gran parte del equipo del «presidente encargado» ya ejerce sus funciones desde el exilio. «Nuestro canciller ejerce desde Colombia, al igual que nuestro procurador especial, y nuestro representante ante la ONU o el encargado del Banco Central, desde Estados Unidos». «Yo me mantendré en Venezuela»

Guaidó ha querido transmitir en su intervención un doble mensaje. Por un lado, que Venezuela sufre «una dictadura brutal que está desangrando al país» y hay gran «necesidad de cambio». Y por otro, que no va a «reconocer el fraude» que se avecina. «Todos los partidos políticos están absolutamente alineados en rechazar el fraude, en luchar por condiciones parlamentarias que nos lleven a solucionar el conflicto».

Print Friendly, PDF & Email