Iglesia en España Última hora

Grupos de hasta 10, distancia y ventilación: el protocolo para la catequesis en Ávila

El obispado de Ávila ha redactado ya el protocolo para desarrollar las actividades de catequesis, que recoge las últimas medidas tomadas por el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas. Entre las medidas aprobadas, deberá haber distancia de al menos 1,5 metros y las salas tendrán que ventilarse  todo lo posible, y los grupos tendrán que ser como máximo de 10 jóvenes.

Con el protocolo, además del cumplimiento de la normativa vigente, el obispado quiere que«todas las parroquias tengan herramientas comunes para el inicio de la catequesis con las que se facilite la comunión y la unidad de acción en un momento en el que el intercambio de niños y preadolescentes entre parroquias es bastante frecuente».

En él se detallan también aspectos como la inscripción a través de medios digitales (allí donde sea posible), o la la forma de actuar en el caso de que la situación sanitaria impida la catequesis de forma presencial. El protocolo Se puede consultar en la web www.diocesisdeavila.com. Pero la información concreta de cómo se va a aplicar en cada parroquia es mejor conocerla a través del párroco y los responsables de la catequesis.

Además, los párrocos han recibido unas orientaciones para llevar a cabo la catequesis de Iniciación cristiana que pide la Iglesia universal y la española en el momento actual. Asimismo, y de forma excepcional, desde la Delegación aconsejan que no haya catequesis presencial en la parroquia para niños de primer año de catequesis de iniciación cristiana (2º de Primaria) «únicamente en aquellas parroquias grandes que tengan muchos niños y necesiten espacios para cumplir con la normativa sanitaria».

En estos casos, los padres han de tener el Catecismo Mi encuentro con el Señor. Los primeros pasos en la fe (EDICE 2019) y, si se considera conveniente, su Guía didáctica o unas orientaciones de la parroquia para usar el Catecismo en familia. Y, cuando sea posible, se convocaría algún encuentro con los padres, dirigido o acompañado por algún responsable de la parroquia, a poder ser el párroco. De esta forma, en las parroquias grandes, se pueden liberar salas y catequistas para reducir los grupos del segundo y tercer año de catequesis.

Print Friendly, PDF & Email