Golgota exposicion
Iglesia en España

Gólgota, el Via Crucis según Alfonso Guazo

El artista Alfonso Guazo sorprende por su originalidad en la presentación de la tradicional escenografía del Via Crucis que, desprendida de color, resalta el dramatismo de este hecho histórico de sobra conocido por el espectador, pero al que esta revisión no dejará indiferente. Se trata de un personalísimo camino de la cruz que, apoyado en las intuiciones de los grandes artistas de todas las épocas, que lo han representado, y de la propia inspiración a base de recuerdos o imagen fragmentaria que nos atrapa como fotogramas en un cliché.

El espectador se siente protagonista en las estaciones en que el autor nos invita a mirar a través de los ojos de Jesús o incluso de la Virgen María, cuyos ojos transmutan los del propio Cristo en la IV estación. En otras nos vemos formando parte de la multitud, o bien solo hay soledad que anuncia, como si de un mal presagio se tratase, lo que Jesús sabe ya una realidad: la entrega de su vida, que encerrará en el decimosegundo lienzo un rostro desfigurado… inhumano, donde la realidad parece superar cualquier ficción en brutalidad. Es solo el despertar del color ya anunciado en el horizonte de la penúltima estación, en medio de un campo de cruces vacías, el que nos aboca a contemplar en la última un escorzo imposible, semejante al del intelecto que aferrado a la fe puede asumir la resurrección, el que eleva la emoción en el color del rostro, que así recobra la vida y nos llena de la alegría pascual… encerrando dos estaciones en este último lienzo, broche de su propuesta.

Aunque lleva desde 2010 colocado en la Iglesia de Santa María del Faro de Cueto, hasta el 4 de abril se encuentra expuesto en el claustro de la Catedral de Santander, donde puede visitarse de 10 a 13h y de 16:30 a 19:30 (horario de apertura de la Catedral).

Podemos hacer una visita rápida o gastar algo más de tiempo leyendo cada cartela que acompaña al lienzo, lo que nos ayudará a contextualizar y profundizar en la sensibilidad de cada estación de este Via Crucis, abriéndonos su contemplación a la oración.

Print Friendly, PDF & Email