joao braz
Santa Sede

Gestión de los bienes eclesiásticos al servicio de la misión de la Iglesia

Gestión de los bienes eclesiásticos al servicio de la misión de la Iglesia

Se celebró en Roma del 8 al 9 de marzo, en la Pontificia Universidad Antonianum, el Simposio Internacional: “La administración de los bienes eclesiásticos de los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica al servicio del humanum y de la misión en la Iglesia”. Por este motivo el Santo Padre ha enviado un mensaje al cardenal João Braz de Aviz, prefecto de la misma congregación y a todos los participantes del congreso. “Nuestro tiempo -se lee- se caracteriza por cambios y avances significativos en muchas áreas, con importantes consecuencias para la vida de los hombres. Sin embargo, a pesar de haber reducido la pobreza, los logros han ayudado a menudo a construir una economía de exclusión y de iniquidad”.

“Los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de vida apostólica pueden y deben ser sujetos protagonistas y activos al vivir y al dar testimonio de que el principio de gratuidad y la lógica del don encuentran su lugar en la actividad económica -continúa-. Es necesario vigilar atentamente a fin de que los bienes de los Institutos sean administrados con prudencia y transparencia, para que sean tutelados y preservados, conjugando la prioritaria dimensión carismática-espiritual con la dimensión económica y con la eficiencia, que tiene su propio humus en la tradición administrativa de los institutos que no tolera derroches y está atenta a la buena utilización de los recursos”.

“Los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica han sido siempre la voz profética y el testimonio vivaz de la novedad que es Cristo… que se hizo pobre enriqueciéndonos con su pobreza…No sirve una pobreza teórica -escribe el Papa- sino la pobreza que se aprende tocando la carne de Cristo pobre, en los humildes, los pobres, los enfermos, los niños”. Francisco finaliza animándoles a continuar con su trabajo comprometido “por los pobres y todas las miserias, materiales, morales y espirituales, como superación de cualquier egoísmo en la lógica del Evangelio, que enseña a confiar en la Providencia de Dios”.

Ciudad del Vaticano, 8 marzo 2014 (VIS).-

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.