Iglesia en España Noticias

Gemma Varona, criminóloga: «Se tiene miedo a las víctimas porque no se les ha escuchado bien»

La profesora Gemma Varona, criminóloga especializada en victimología de la Universidad del País Vasco, cerró la jornada de la Conferencia Española de Religiosos sobre abusos sexuales. «Se tiene miedo a las víctimas porque no se les ha escuchado bien». Destacó también la clave del «derecho a la participación». «No solo están interesadas en el resultado, las víctimas están interesadas en cómo se les trata en el proceso», añadió.

Varona aseguró que, en muchas ocasiones, las víctimas han vivido en un «silencio impuesto», no voluntario. Esto ha agravado su situación. «Las víctimas quieren que se escuche su verdad. No son los únicos agentes que van a construir la verdad, pero son necesarios», ha señalado.

Explicó que a lo largo del proyecto de investigación para estudiar la realidad de las víctimas, en el que trabajan varias universidades y está financiado con fondos públicos, ha entrevistado a unas cuarenta víctimas en profundidad. «No solo piden apoyo psicológico, también justicia. Eso es un interés para toda la sociedad», aseguró. A la vez, Varona resaltó que «la mayoría de las víctimas no son vengativas, muchas están preocupadas por la reinserción de los abusadores».

La responsabilidad del victimario

«No es fácil tratar con las víctimas, ese sufrimiento nos interpela sobre nuestra responsabilidad», aseguró la profesora. A este respecto, incidió en la gravedad de la victimización secundaria que se suele dar en los procesos, acaben o no con condena.

Justo en un tiempo en el que sale a la luz la posibilidad de institucionalizar reparaciones económicas, Varona alertó contra ello. «Es insuficiente. Claro que tiene que haber una reparación económica, pero muchas víctimas ni siquiera están interesadas en ello», explicó. «Es más, a algunas les parece un insulto para hacerles callar». La reparación económica tiene sentido según Varona para casos como los grandes gastos que exige un tratamiento psicológico. Pero no es lo principal.

En este sentido, la criminóloga destacó que una de las alternativas por las que apuesta es la justicia restaurativa. «Soy una convencida crítica de la justicia restaurativa», explicó, añadió: «Hay que crear espacios para la restauración, donde la víctima puede contar su experiencia y ofrecer una posibilidad para la reparación: económica, prestacional, o en un caso que víctimas han pedido dar charlas a colegios en Navarra».

Pocos datos en la Iglesia

Varona explicó que a princpios de su estudio, en 2014, el grupo se dirigió a la Conferencia Episcopal Española y a CONFER con la petición de datos que les ayudaran a tener una visión general que les ayudara a comparar «como en otros países en los que se ha hecho». «Por desgracia, no obtuvimos mucha respuesta, dado el año, era comprensible», a añadido.

Los abusos en la Iglesia son especialmente graves, según explicó: «Hay un trauma añadido por la traición de la confianza espiritual». Eso hace mucho más complicado que una víctima se pueda recuperar.

Print Friendly, PDF & Email