Revista Ecclesia » Gemma Serrano: «Tenemos que recuperar el espacio físico de las relaciones personales»
Iglesia en España Noticias Última hora

Gemma Serrano: «Tenemos que recuperar el espacio físico de las relaciones personales»

La profesora Gemma Serrano, de la facultad Collège des Bernardins de París, ha sido la protagonista de la sesión inaugural de esta segunda jornada de actualización pastoral para sacerdotes, organizada por la Vicaría del Clero de la Archidiócesis de Madrid y la facultad de Teología de la Universidad San Dámaso (UESD)

Centrada en ahondar en los retos de «La evangelización en la era digital» —lema de estas jornadas—, la filóloga y doctora en Teología por la Universidad Gregoriana de Roma, ha querido empezar su conferencia digital «El mundo como interfaz» invitándonos a reflexionar sobre la siguiente premisa: «La relación con las pantallas es total y permanente».

La profesora Serrano ha indicado que esta situación viene mucho antes de la pandemia, aunque con ella se haya potenciado todavía más la dependencia absoluta de los dispositivos digitales. 

En este sentido ha recordado el anuncio publicitario que la propia Serrano veía por París en los últimos meses; ciudad en que la reside y desde la que se dirige a su auditorio digital.

«Para ir al despacho —se podía leer, dice Serrano— lo más seguro era pasar del baño al salón»

Nuestras circunstancias están sometidas a la recopilación permanente de sentimientos, opiniones, gestos, conductas, manifestaciones, visitas a imágenes y contenidos, viajes, planes, dolencias, preocupaciones, datos, referencias y el largo etcétera que seamos capaces de articular; decíamos que todas estas expresiones de la persona están siendo convertidas a datos interpretables por parte de las empresas tecnológicas que están detrás de las plataformas digitales que utilizamos todos los días, de manera constante. 

Conviene, en este momento y antes de seguir con los contenidos de la ponencia, recordar la máxima marquetiniana de que cuando no sabes cuál es el producto o el producto es grautito, es porque el producto eres tú. 

Sobre este riesgo, nos dice la profesora Gemma Serrano, ya alertaba en 2009 Benedicto XVI. En concreto, en el número  73 de la encíclica Cáritas Veritate

«El desarrollo tecnológico está relacionado con la influencia cada vez mayor de los medios de comunicación social. Es casi imposible imaginar ya la existencia de la familia humana sin su presencia. Para bien o para mal, se han introducido de tal manera en la vida del mundo, que parece realmente absurda la postura de quienes defienden su neutralidad y, consiguientemente, reivindican su autonomía con respecto a la moral de las personas»

El secreto a voces que brota de las entrañas de los gigantes tecnológicos

Hace justo un año, el documentalista Jeff Orlowski estrenaba una de las películas más polémicas de los últimos tiempos: “The social dilema”. 

Todavía disponible en Netflix —otro de los gigantes de la nueva era de la industria audiovisual—, la película recoge el testimonio de autoridades como el presidente de Pinterest, el desarrollador del botón “Me gusta” de Facebook y otros directivos y creadores de Google, Twitter e Instagram alertando sobre el uso de la psicología, de la monitorización de todos tus movimientos virtuales, para la explotación monetaria empresas privadas que hasta hace bien poco solamente reaccionaban y respondían ante los vaivenes de sus accionistas.

El despliegue virtual, el copy-paste de nuestra vida en la red, tiene implicaciones que muchas veces pasamos por alto con el fin de obtener la gratificación inmediata de disfrutar de una app o servicio de mensajería instantánea. 

Pero en la interminable letra pequeña que se despliega en los acuerdos y contratos que pasamos por alto, estamos admitiendo para nuestro avatar digital cosas que, de ninguna manera, toleraríamos para nosotros mismos en la vida cotidiana. 

Las astronómicas sanciones económicas de la Comisión Europea contra Google —tres multas por encima de los miles de millones de euros desde su creación en 1998—  son una multa de tráfico en relación al histórico de beneficio neto que ha obtenido la compañía californiana en los últimos 22 años. 

«Hay que reclamar la conversación»

La profesora Serrano ha referenciado sucintamente la obra del filósofo Milad Doueihi  “La gran conversión digital”. Se ha detenido a destacar la necesidad de conocer todos los ámbitos en los que las pantallas y los dispositivos nos influyen.

La propuesta de Serrano en esta dirección, viene por rescatar el contacto y los vínculos afectivos que estas tecnologías, a pesar del uso de nuestra información, propician y que a pesar de está incidiendo en nuestras relaciones sociales, también nos permite comunicarnos y destacar la tensión del hombre por mantenerse ligado a los suyos y a la realidad.

«Recuperar el espació físico de las relaciones personales», es la propuesta que recoge Serrano de la profesora del MIT, Sherry Turkle, porque es precisamente en este ámbito, donde nos de forma integral.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa