Diócesis Iglesia en España Noticias

Funeral en Jaén por el cardenal José Manuel Estepa Llaurens

El pasado 21 de julio fallecía en Madrid, a los 93 años, el cardenal José Manuel Estepa Llaurens, arzobispo emérito castrense y natural de Andújar. La diócesis de Jaén despide al cardenal Estepa con un funeral celebrado en su Andújar natal. El funeral entierro se ofició en la catedral castrense, pero su diócesis de nacimiento, la de Jaén, también quería honrar su memoria. Por este motivo, el obispo de Jaén,  Amadeo Rodríguez Magro, presidía el pasado viernes, 20 de septiembre, un funeral en Santa María la Mayor de Andújar.

Diócesis de Jaén

Conceebraron, además, el Obispo emérito de Jaén, Ramón del Hoyo López; el Obispo emérito de Cádiz-Ceuta, Antonio Ceballos; y una decena de sacerdotes diocesanos.

Igualmente, quisieron participar en esta celebración eucarística en homenaje al Cardenal iliturgitano, familiares y amigos, así como un numeroso grupo de fieles. Asistieron, igualmente, el Delegado provincial de Cultura y Fomento; miembros de la Corporación Municipal, encabezados por el Alcalde; una gran representación de religiosas y consagradas de la ciudad de Andújar: Madres de Desamparados y San José de la Montaña, Esclavas Carmelitas de la Sagrada Familia, Franciscanas Misioneras de la Madre del Divino Pastor; representantes de la Guardia Civil, Policía Nacional y Policía Local; el Presidente Agrupación Cofradías; así como representantes de las Cofradías de la parroquia y de la Cofradía Matriz de la Stma.Virgen de la Cabeza.

La capilla musical corrió a cargo del coro parroquial de Santa María.

Tras el Evangelio proclamado por el Diácono Permanente, D. Andrés, Borrego, el Obispo comenzó su homilía insistiendo en que “todos los que hoy nos reunimos aquí, en Andújar, su ciudad, valorábamos muy especialmente la figura de nuestro querido hermano, el Cardenal D. José Manuel Estepa” y recordó que “él pasó aquí su infancia, pero los avatares de la vida, tan singulares y especiales, lo llevaron por otros caminos, pasó por otras ciudades y por distintos ámbitos, pero él siempre se sintió muy de aquí”. Para continuar: “Cuando él venía a Andújar, cuando necesitaba reencontrarse con su ciudad, con sus amigos, con sus gentes, con sus orígenes… lo teníamos con las Madres de Desamparados y San José de la Montaña. Y, naturalmente, desde aquí miraba, siempre, con mucho amor y con un afecto especial, a la Santísima Virgen de la Cabeza”.

Asimismo, Monseñor Rodríguez Magro quiso hacer un recorrido por la biografía del Cardenal Estepa y, en primer lugar, se detuvo en el ámbito familiar. Se dirigió a sus familiares más cercanos, su hermana y sus sobrinos, para subrayar que “evidentemente, los más importantes hoy aquí sois vosotros, su familia, que, además, conocisteis al ser humano entrañable”.

“Hoy tenemos que mirar y evocar a nuestro hermano desde el amor de Dios. Él contaba con mucho cariño su camino vocacional, ese recorrido vital. En su adolescencia se encontró con el Señor, recibió su Primera Comunión y desde entonces su vida cambió, se transformó. Porque el encuentro con el Señor es un encuentro que cambia y transforma la vida, y él es un ejemplo de ello”, explicaba el Prelado.

Pasó por diferentes ciudades Bilbao, Roma, París… “y todo eso va marcando su vida interior y espiritual, pero, sobre todo, su ministerio sacerdotal. Todo lo hacía, lo hacía con pasión y entrega a los demás”. “El Señor lo fue llamado por diferentes caminos, pero en la Conferencia Episcopal Española siempre tuvo una voz respetada, porque siempre tenía una palabra importante que decir”.

Don Amadeo recordó, también, que Estepa fue Obispo auxiliar de Madrid, Arzobispo Castrense y creado Cardenal por el Papa Benedicto XVI, pero fundamentalmente, destacó su vinculación con la Catequesis y la Enseñanza. “El Cardenal Estepa pasará a la historia como el hombre que creó todo un movimiento de renovación en la Iglesia española en la transmisión de la fe”. Y es que el Cardenal fue el alma y vida del movimiento catequético español, conoció bien el Vaticano II y fue un gran impulsor de su recepción y aplicación en la Iglesia española. A partir del Concilio, él fue quien comenzó, alentó e impulsó la gran obra de renovación catequética en nuestro país.

El Pastor diocesano también señaló, además, que en Roma fue miembro de la comisión de seis obispos que redactaron el Catecismo de la Iglesia Católica. Es el responsable de la versión y de la edición de este Catecismo en lengua española. Es redactor principal del Directorio General de la Santa Sede para la Catequesis y encargado por la Santa Sede de la Versión y edición española del Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica. También fue Secretario del IV Sínodo Universal de Obispos Roma y Padre Sinodal por designación directa de Su Santidad en el Sínodo de Obispos para Europa. “La orientación de la catequesis del mundo en este momento se debe a la mano y redacción de D. José Manuel Estepa. Por eso los que le hemos querido, los que hemos trabajado con él hemos aprendido mucho y hemos conocido su gran humildad”. Y puntualizó que “se le reconoce en el mundo entero como el gran Cardenal de la Catequesis”.

Don Amadeo culminaba pidiendo una oración por el eterno descanso del Monseñor Estepa Laurens y “naturalmente, que le acompañe la que tanto amó, la Santísima Virgen de la Cabeza”.

Tras la celebración eucarística el Obispo saludó a los familiares del Cardenal y a las diferentes autoridades allí presentes.

Biografía

El Cardenal José Manuel Estepa Llorens nació el 1 de enero de 1926 en Andújar (Jaén). Cursó estudios de Filosofía en la Universidad Pontificia de Salamanca y en Teología en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Fue ordenado sacerdote en 1954. Es Diplomado en Pastoral Catequética por el Instituto Católico de París (1956).

Fue consagrado Obispo el 15 de octubre de 1972 como auxiliar del entonces Arzobispo de Madrid, Cardenal Tarancón. El 30 de julio de 1983 fue nombrado por Bula Pontificia Vicario General Castrense y Arzobispo titular de Velebusdo. Más tarde fue trasladado a la sede titular de Itálica. Desde 1986, al cambiar el régimen jurídico de los Vicariatos Castrenses, fue el Arzobispo Castrense de España. Era emérito desde el 30 de octubre de 2003.

Además, el Cardenal Estepa ha estado vinculado especialmente al tema de la Enseñanza y la Catequesis. En Roma, como miembro de la comisión de seis obispos que redactaron el Catecismo de la Iglesia Católica. Es el responsable de la versión y de la edición de este Catecismo en lengua española. Es redactor principal del Directorio General de la Santa Sede para la Catequesis y encargado por la Santa Sede de la Versión y edición española del Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica.

Miembro de diversas Comisiones de la Conferencia Episcopal Española, su centro de actividad y su labor principal la ha desarrollado como Presidente de la Subcomisión Episcopal de Catequesis (1981-2002), en la que permaneció como miembro «eminentísimo» hasta su último día.

También fue Secretario del IV Sínodo Universal de Obispos Roma, 1977, y Padre Sinodal por designación directa de Su Santidad en el Sínodo de Obispos para Europa (noviembre-diciembre 1991). Fue Consultor en 1971 y luego miembro en 1978 de la Congregación para el Clero.

El 20 de octubre de 2010, el Papa Benedicto XVI anunció la celebración para el 20 de noviembre, de su tercer Consistorio Ordinario Público para la creación de nuevos cardenales, en el que creó 24 nuevos purpurados. Entre ellos el Arzobispo emérito Castrense, Mons. D. José Manuel Estepa Llaurens.

Print Friendly, PDF & Email