Revista Ecclesia » Frente a los casos de abuso «reconocemos la gravedad de cada víctima»
Iglesia en España Última hora

Frente a los casos de abuso «reconocemos la gravedad de cada víctima»

«Reconocemos la gravedad de cada número de cada víctima y asumimos como propia su dolor y situación». Así de contundente se ha mostrado el secretario general de la Conferencia Episcopal Española, Luis Argüello, en la rueda de prensa final de la Comisión Permanente, donde se ha abordado el trabajo de las oficinas diocesanas para la protección de menores, su actividad en los primeros meses de su funcionamiento y las iniciativas llevadas a cabo sobre la atención de las víctimas, prevención y formación.

«El número de denuncias en las oficinas sobre casos nuevos ocurridos en este año, o sobre antiguos de asuntos que todavía no hubieran prescritos, han sido muy pequeñas, no más de ocho». A lo que ha añadido que a dichas Oficinas «han acudido otras personas que han querido expresar su situación o la vivencia que han tenido». Además ha citado la entrevista de ECCLESIA a Miguel García-Baró, coordinador del Proyecto Repara de la archidiócesis de Madrid, y ha abordado la necesidad de las víctimas «que quieren que la Iglesia que las hirió las reciba y las consuele, como primer reclamo de indemnización».

Indemnización de acogida

Por eso el secretario ha hablado de «una indemnización de acogida, de reconocimiento de los hechos sucedidos y de querer asegurar que la propia Iglesia es consciente de esta situación y mira hacia adelante». Ante los datos y cifras el secretario general ha querido destacar que «en la medida en que haya necesidad de trabajos de terapia, de acompañamiento y demás, estamos dispuestos a abordarlo. No como un criterio general, sino desde la relación personal y personalizada con cada una de las personas que puedan estar en estas situaciones». Para ello, ha explicado «no es necesaria la creación de un fondo determinado. Por supuesto, estamos dispuestos al reconocimiento de las indemnizaciones que los jueces establezcan».

Eso sí, los obispos españoles han estudiado la conveniencia de un servicio en la CEE de ayuda y coordinación entre las diócesis y de contacto con las congregaciones religiosas. El tema se llevará a la Asamblea Plenaria prevista del 19 al 23 de abril, y pretenderá convertirse en un servicio de ofrecimiento de recursos y propuestas en contacto con las congregaciones religiosas para seguir avanzando en prevención de abusos, atención a las víctimas y ofrecer todos los servicios a las diócesis para abordar estas situaciones. «La idea no es crear una oficina análoga a las diocesanas o las de las propias congregaciones, sino un servicio de coordinación y puesta en marcha de programas de prevención que ofrezcan ayuda a diócesis más pequeñas».

Los abusos, un problema social

El portavoz de los obispos también ha destacado el Informe de la Fundación Anar, que este 24 de febrero presentó un «trabajo exhaustivo, a través de miles de llamadas telefónicas, de relación con personas que habían recibido abusos», que certifica la gravedad del problema en la sociedad española.

«Cuando dice que en los últimos doce años, y especialmente en los últimos seis, han crecido de manera extraordinaria los abusos en la sociedad española, y especialmente en el ámbito de la familia, esto nos ha de preocupar a todos. En ese mismo estudio, al hablar de estos doce últimos años, se habla de que en esos diálogos mantenidos con más de 6.000 víctimas, el 0,2% eran sacerdotes. Es decir, de todos los casos supuestos en estos doce años, han sido doce personas. Nos parece especialmente grave, pero queremos que se sitúe en el contexto de lo que supone este fenómeno».

Desde la CEE han reconocido que en estos doce años la Iglesia ha realizado un gran esfuerzo, aunque «nuestro mayor mea culpa es la forma como muchas veces se ha vivido, que es mirando para otro lado». No obstante, «impulsados por Benedicto XVI y luego especialmente por el Papa Francisco, las congregaciones religiosas y las diócesis. Para que, aunque los números sean muy reducidos, reconocer la gravedad de cada número, de cada persona, de cada víctima. Y asumir además como preocupación propia, no solo la situación de los abusos de clérigos o personas vinculadas singularmente a la vida de a la Iglesia».

Una «plantilla» en los medios de comunicación

Ante las preguntas reiteradas respecto a los abusos, Argüello si ha querido manifestar la impresión «de que hay como una especie de plantilla en muchos medios que viene a decir lo siguiente “si en otros lugares de Europa han aparecido en los estudios realizados un 4% de sacerdotes y clérigos que han estado implicados en casos de abusos, y ustedes solo reconocen un 0,2%, es que están ocultando un 3,8%. Pues no es así. Es que quizás, en la propia sociedad española, por la propia manera de vivir, la cercanía de los clérigos en la vida parroquial o, por su forma de vivir, en muchos casos acompañados por la propia familia, el estilo de los seminarios…, quizás el número de abusadores eclesiásticos ha sido menor, lo cual —insisto— no disminuye la gravedad, ni la necesidad de hacer un esfuerzo por erradicarlo… Pero poniéndolo en su plano, y teniendo que hacer una mirada más abierta para reconocer este grave problema social».

 

ADEMÁS



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa