Santa Sede Última hora

Fratelli tutti: La fraternidad debe promoverse no solo con palabras, sino con hechos

Definida como la encíclica social, el Papa Francisco propone en Fratelli tutti los grandes ideales y los caminos concretos para construir un mundo más justo y fraterno en sus relaciones personales, sociales, políticas e institucionales.

Buscando promover una aspiración mundial a la fraternidad y la amistad social, el Papa cita en varias ocasiones el Documento sobre la Fraternidad humana firmado por Francisco y el Gran Imán de Al-Azhar en febrero de 2019. A partir de una pertenencia común a la familia humana, del hecho de reconocernos como hermanos porque somos hijos de un solo Creador, todos en la misma barca y por tanto necesitados de tomar conciencia de que en un mundo globalizado e interconectado solo podemos salvarnos juntos.

La mejor política

A lo largo del documento, el Papa recuerda que la fraternidad debe promoverse no solo con palabras, sino con hechos. Hechos que se concreten en la «mejor política», aquella que no está sujeta a los intereses de las finanzas, sino al servicio del bien común, capaz de poner en el centro la dignidad de cada ser humano y asegurar el trabajo a todos, para que cada uno pueda desarrollar sus propias capacidades. Una política que, lejos de los populismos, sepa encontrar soluciones a lo que atenta contra los derechos humanos fundamentales y que esté dirigida a eliminar definitivamente el hambre y la Trata.

Verdad, paz y reconciliación

Al mismo tiempo, Francisco subraya que un mundo más justo se logra promoviendo la paz, que no es solo la ausencia de guerra, sino una verdadera obra «artesanal» que implica a todos. Ligadas a la verdad, la paz y la reconciliación deben ser «proactivas», apuntando a la justicia a través del diálogo, en nombre del desarrollo recíproco. De ahí deriva la condena del Pontífice a la guerra, «negación de todos los derechos» y que ya no es concebible, ni siquiera en una hipotética forma «justa», porque las armas nucleares, químicas y biológicas tienen enormes repercusiones en los civiles inocentes.

También es fuerte surechazo de la pena de muerte, definida como «inadmisible» porque «siempre será un crimen matar a un hombre», y central es la llamada al perdón, conectada al concepto de memoria y justicia: perdonar no significa olvidar, escribe el Pontífice, ni renunciar a defender los propios derechos para salvaguardar la propia dignidad, un don de Dios.

Nadie se salva solo

La encíclica, escrita durante la pandemia, recuerda que la emergencia sanitaria mundial ha servido para demostrar que «nadie se salva solo» y que ha llegado el momento de que «soñemos como una única humanidad» en la que somos «todos hermanos».

Ocho capítulos

Además, Fratelli tutti cuenta con una breve introducción y ocho capítulos en los que Francisco reflexiona sobre la fraternidad y la amistad social, con un contexto amplio y asentándose en «numerosos documentos y cartas» que le han enviado «tantas personas y grupos de todo el mundo».

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME