Santa Sede Última hora

Francisco: «Una sociedad solidaria y justa es una sociedad más sana»

El Papa Francisco ha indicado esta mañana la necesidad urgente de «generar buenas políticas y diseñar sistemas de organización social en los que se premie la participación, el cuidado y la generosidad, en vez de la indiferencia, la explotación y los intereses particulares» y ha señalado que «una sociedad solidaria y justa es una sociedad más sana».

Con estas palabras pronunciadas durante la audiencia general de esta mañana, el Pontífice finalizaba su ciclo de catequesis sobre cómo sanar al mundo «que sufre por un malestar que la pandemia ha evidenciado y acentuado». Francisco ha recordado que «la dignidad, la solidaridad y la subsidiariedad son vías indispensables para promover la dignidad humana y el bien común, anclados en los principios de la doctrina social de la Iglesia, guiados por la fe, la esperanza y la caridad».

Francisco recordaba durante su catequesis que «un pequeño virus sigue causando heridas profundas y desenmascara nuestras vulnerabilidades físicas, sociales y espirituales. Ha expuesto la gran desigualdad que reina en el mundo: desigualdad de oportunidades, de bienes, de acceso a la sanidad, a la tecnología, a la educación: millones de niños no pueden ir al colegio, y así sucesivamente la lista. Estas injusticias -indicó- no son naturales ni inevitables. Son obras del hombre, provienen de un modelo de crecimiento desprendido de los valores más profundos».

Por ello,  invita a contemplar y apreciar la belleza de cada ser humano y de cada criatura, porque «cada uno de nosotros es querido, cada uno es amado, cada uno es necesario y cada criatura tiene algo que decirnos de Dios creador». De este modo, ha dicho, «podremos contribuir a la nueva sanación de las relaciones con nuestros dones y nuestras capacidades». Por este camino, continuó el Pontífice, «podremos regenerar la sociedad y no volver a la llamada “normalidad”, que es una normalidad enferma, de hecho enferma antes de la pandemia: ¡la pandemia lo puso de relieve!… porque esta normalidad estaba enferma de injusticias, desigualdades y degrado ambiental».

«Quisiera que este camino no termine con estas catequesis mías, sino que se pueda continuar caminando juntos, teniendo «fijos los ojos en Jesús», ha concluido.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME