Revista Ecclesia » Francisco se une «al millón de niños que rezan el Rosario»
Santa Sede Última hora

Francisco se une «al millón de niños que rezan el Rosario»

Tras el rezo del Ángelus de este domingo 17 de octubre, el Papa Francisco ha querido unirse a la iniciativa de la Fundación Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN).

Una vez más este año, en el mes de octubre ACN ha promovido la iniciativa «Por la unidad y la paz, un millón de niños rezan el Rosario», que esta vez tiene lugar en un contexto muy especial, el de una emergencia sanitaria y social extendida por todo el mundo que no tiene precedentes.

Por eso, Francisco ha invitado a parroquias, colegios y familias a participar en la iniciativa: «Por la unidad y la paz, un millón de niños rezan el Rosario».

«Un millón de niños rezando el rosario»

La iniciativa «Un millón de niños rezando el rosario», que se realizará este 18 de octubre, se inspiró en las palabras de San Pío de Pietrelcina, que al ver a un grupo de niños rezando esta oración dijo que “cuando un millón de niños recen el Rosario, el mundo cambiará”.

Este año la iniciativa se centrará en San José, pues desde el 8 de diciembre de 2020 hasta el 8 de diciembre de 2021, la Iglesia Católica celebra un año dedicado en su honor.

El Papa Francisco declaró el Año de San José para conmemorar los 150 años del decreto que declaró a San José Patrono de la Iglesia Universal. Además, publicó la carta apostólica Patris Corde (Corazón de Padre).

La fundación pontificia señaló que las reflexiones del Rosario de este año, incluirán citas de la Carta Apostólica del Santo Padre, pues se busca animar a los niños a rezar “de la mano de Nuestra Señora y bajo la protección de San José”.

La consagración de los niños a la Madre Celestial

Además del rezo del Rosario, según los misterios gozosos, se propone a los niños una oración especial en esta ocasión, un acto de consagración a María, Madre de Dios pero también de cada uno de nosotros. Una oración que comienza así:

“María, Madre mía, lleno de alegría vengo a ti hoy para darte todo mi corazón. También te doy todo lo que tengo y todo lo que hago, toda mi vida. Vengo a ti con todos los que llevo en mi corazón, mis padres, mis hermanos y hermanas, todos mis amigos, pero también todos los que me han hecho daño. Sé nuestra madre, bendícenos y protégenos”.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa