Revista Ecclesia » Francisco se dirige al Banco Mundial y al FMI pidiendo por la solidaridad económica
Destacada Santa Sede Última hora

Francisco se dirige al Banco Mundial y al FMI pidiendo por la solidaridad económica

En una carta entregada al cardenal Peter Turkson, prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, el Papa Francisco se ha dirigido al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional en el contexto de las reuniones virtuales de primavera que ambas entidades están teniendo desde el día 5 hasta el próximo 11 de abril.

El Santo Padre espera de este encuentro un plan de recuperación de la covid-19 que permita «generar soluciones nuevas, más inclusivas y sostenibles para apoyar la economía real, ayudando a los individuos y a las comunidades a alcanzar sus aspiraciones más profundas y el bien común universal». A su juicio,  «la noción de recuperación no puede contentarse con una vuelta a un modelo de vida económica y social desigual e insostenible, en el que una exigua minoría de la población mundial posee la mitad de la riqueza».

En el último año, desde ECCLESIA, hemos informado de la la ingente labor de la Iglesia para paliar los efectos perniciosos de la pandemia en el ámbito económico y social, no solo en nuestras fronteras, sino en los países en vías de desarrollo, doblemente golpeados por las circunstancias que arrastran; ya sea referida a la pobreza estructural, las guerras, hambrunas, la falta de atención médica primaria o la escasez de un recurso tan fundamental como es el agua.

Para Francisco, «la pandemia nos ha recordado una vez más que nadie se salva solo. Si queremos salir de esta situación como un mundo mejor, más humano y solidario, hay que idear formas nuevas y creativas de participación social, política y económica, sensibles a la voz de los pobres y comprometidas con su inclusión en la construcción de nuestro futuro común», dice en la misiva referenciando el punto 169 de la encíclica Fratelli tutti.

Del mismo modo, el Papa ha exhortados a los hombres y mujeres del ámbito económico y financiero a cuidar «la confianza, nacida de la interconexión entre las personas», considerando esta como «la piedra angular de todas las relaciones, incluidas las financieras. Esas relaciones sólo pueden construirse mediante el desarrollo de una “cultura del encuentro” en la que todas las voces puedan ser escuchadas y todos puedan prosperar, encontrando puntos de contacto, tendiendo puentes y previendo proyectos inclusivos a largo plazo».

A modo de conclusión, el obispo de Roma ha querido recordar el mensaje Urbi et Orbi de esta pasada Navidad,  reiterando su llamamiento «a los gobernantes, a las empresas y a las organizaciones internacionales para que colaboren en el suministro de vacunas para todos, especialmente para los más vulnerables y necesitados (…). En este sentido, necesitamos especialmente una solidaridad en materia de vacunas justamente financiada, ya que no podemos permitir que la ley del mercado prevalezca sobre la ley del amor y la salud de todos».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa