Revista Ecclesia » Francisco recuerda a los diáconos que son «los custodios del servicio» en la Iglesia, no «medio sacerdotes» ni «monaguillos de lujo»
Francisco recuerda a los diáconos que son «los custodios del servicio» en la Iglesia, no «medio sacerdotes» ni «monaguillos de lujo»
Encuentro del Papa con los diáconos de Roma / Vatican News
Destacada Santa Sede Última hora

Francisco recuerda a los diáconos que son «los custodios del servicio» en la Iglesia, no «medio sacerdotes» ni «monaguillos de lujo»

Importante discurso del Papa Francisco hoy sábado, 19 de junio, a los diáconos permanentes de la diócesis de Roma. Y un llamamiento en él a «recuperar» la auténtica concepción de este ministerio a la luz del documento conciliar Lumen Gentium.

«La disminución del número de sacerdotes ha llevado a la dedicación prevalente de los diáconos a tareas de suplencia que, aunque importantes, no constituyen la naturaleza específica del diaconado. Son tareas de suplencia. El Concilio, después de hablar del servicio al Pueblo de Dios “en la diaconía de la liturgia, de la palabra y de la caridad”, subraya que los diáconos están sobre todo —sobre todo— “dedicados a los oficios de la caridad y de la administración” (Lumen Gentium, 29)», ha recordado el Papa. Acto seguido ha añadido que los diáconos no son «”medio sacerdotes”, o curas de segunda categoría, ni “monaguillos de lujo”».

El Santo Padre ha comenzado su alocución reflexionando sobre el ministerio diaconal. Antes del Vaticano II, ha dicho, el diaconado «se reducía a una orden de paso al sacerdocio», y tras el Concilio recuperó su lugar y especificidad como ministerio para el servicio. «El mero hecho de subrayar esta diferencia —ha subrayado— ayuda a superar la lacra del clericalismo, que sitúa a una casta de sacerdotes “por encima” del Pueblo de Dios. Este es el núcleo del clericalismo: una casta sacerdotal “por encima” del Pueblo de Dios. Y si esto no se resuelve, seguirá el clericalismo en la Iglesia. Los diáconos, precisamente por estar dedicados al servicio de este Pueblo, nos recuerdan que en el cuerpo eclesial nadie puede elevarse por encima de los demás».

Una Iglesia «misionera», «sinodal» y «diaconal»

El Papa ha dicho también que en la Iglesia debe prevalecer no la lógica del poder, sino la del abajamiento, porque Jesús se abajó, se hizo siervo de todos. Los diáconos —ha compartido con su auditorio— «son los custodios del servicio en la Iglesia, por consecuencia se puede decir que son los custodios del poder “verdadero” en la Iglesia», puesto que «para los discípulos de Jesús amar es servir y servir es reinar», y «el poder reside en el servicio, no en otra cosa».

El Pontífice ha señalado que otras veces ha hablado de una «Iglesia constitutivamente misionera» y de una «Iglesia constitutivamente sinodal», se debe hablar también de una «Iglesia constitutivamente diaconal».

Francisco, por último, ha hecho tres peticiones a los diáconos permanentes de la diócesis de Roma. La primera, que sean humildes. «Es triste ver a un obispo y a un sacerdote pavonearse, pero es todavía más triste ver a un diácono que quiere ser el centro del mundo, o el centro de la liturgia, o el centro de la Iglesia. Humildes. Que todo el bien que hagáis sea un secreto entre vosotros y Dios». La segunda, que sean buenos esposos, buenos padres y buenos abuelos, y que hagan todo con alegría y sin quejarse, pues ese testimonio —ha dicho— «vale más que muchos sermones». Y la tercera, que actúen como centinelas, divisando a los lejanos y a los pobres por un lado, y ayudando a la comunidad cristiana a ver a Jesús en ellos.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa