Revista Ecclesia » Francisco pide a la comunidad internacional que no abandone a Haití
Francisco pide a la comunidad internacional que no abandone a Haití
Destacada Santa Sede Última hora

Francisco pide a la comunidad internacional que no abandone a Haití

Este domingo, 31 de octubre, el Papa Francisco ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional para no se olvide de Haití, un país cuyo pueblo —ha dicho— «vive en condiciones al límite». A la conclusión del rezo del Ángelus, el Santo Padre ha pedido a «los responsables de las naciones» que lo ayuden, y a los fieles, que busquen noticias sobre lo que allí ocurre y recen por sus habitantes. «¡No dejen solo a Haití! ¡Cuánto dolor, cuánto sufrimiento y cuánto abandono hay en esta tierra! ¡No los abandonemos!», ha implorado.

El país caribeño, el más pobre de América, vive sumido en una crisis permanente que parece no tener fin y que se ha visto agravada en los últimos tiempos por los enfrentamientos políticos, la inseguridad reinante y los desastres naturales (en agosto hubo un nuevo terremoto que causó más de 2.000 muertos). Un mes antes, en julio, mercenarios extranjeros —la mayoría colombianos— asesinaron al presidente Juvenal Moïse en su propia residencia, un magnicidio cuyos autores intelectuales siguen en libertad. Desde hace dos semanas, los integrantes de una de las muchas bandas armadas que siembran el terror tienen secuestrados a 17 estadounidenses de una organización misionera protestante por los que exigen un rescate multimillonario. La carestía de combustible en los últimos días ha obligado a suspender la atención sanitaria en los principales hospitales del país.

Pacientes del hospital universitario de La Piax, en Puerto Príncipe / EFE.

Además de con Haití, el Pontífice se ha solidarizado también con las víctimas de las inundaciones acaecidas en los últimos días en Vietnam y en Sicilia; ha pedido un aplauso para los cuatro mártires españoles de la Hermandad de Sacerdotes Operarios Diocesanos beatificados ayer en Tortosa; y ha hecho votos para que «el grito de la tierra y de los pobres sea escuchado» en la Cumbre de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP24) que se inaugura hoy en Glasgow (Escocia). «Que este encuentro pueda dar respuestas efectivas ofreciendo esperanzas concretas a las generaciones futuras», ha pedido.

El Señor quiere «corazones dóciles» que acojan su Palabra y se dejen transfomar

Antes, el Santo Padre ha comentado el Evangelio dominical (Mc 12, 28), que narra el encuentro de Jesús con un escriba que le pregunta cuál es el primero de todos los mandamientos.

Francisco ha dicho que «la Palabra del Señor no puede ser recibida como cualquier otra noticia», sino que hay que repetirla, hacerla propia y conservarla: «rumiarla» en nuestro interior porque «es tan nutritiva que debe llegar a todos los ámbitos de la vida».

Para el Papa, «el Señor no busca tanto comentaristas hábiles de las Escrituras como corazones dóciles que, aceptando su Palabra, se dejen cambiar por dentro». «Por eso —ha explicado— es tan importante familiarizarse con el Evangelio, tenerlo siempre a mano». Cuando lo leemos y nos familiarizamos con él —ha dicho— la Palabra entra en nuestros corazones, el Espíritu la hacer germinar y no se queda en «letra muerta». Solo así podemos dar fruto.

Numerosos fieles se han acercado a la Plaza de San Pedro para escuchar al Papa.

Con esta alocución dominical culmina una semana en la que el Papa se ha entrevistado con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, con el de Corea del Sur, Moon Jae-in (ambas citas el viernes 29), y con el primer ministro de la India, Narendra Modi, ayer sábado. El día 25 recibió también en el Palacio Apostólico al presidente de la República Federal de Alemania, Frank-Walter Steinmeier.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa