Santa Sede Última hora

Francisco: odiar a los demás es «ateísmo práctico»

«Creo en Dios pero estoy a distancia de los demás, me permito odiar a los demás. Este es el ateísmo práctico». Así ha afirmado el Papa Francisco esta mañana en su segunda catequesis sobre la oración de los salmos. En sus palabras, ha dicho que «no reconocer a la persona humana como imagen de Dios es un sacrilegio», la peor ofensa que se puede llevar al templo y al altar.

«Donde está Dios, debe estar el hombre. La Sagrada Escritura es categórica, porque Él amó primero, Él va siempre antes que nosotros», ha señalado el Santo Padre. En este contexto, la oración, y en concreto la oración de los salmos, con palabras que «llevan marcadas las cicatrices de la existencia», sirve de ayuda para «no caer en la tentación de la impiedad, de vivir como si Dios no existiera».

«Les saludo con el corazón»

Esta mañana, durante la audiencia general, el Papa Francisco ha vuelto a tener que saludar desde lejos a quienes han asistido al aula Pablo VI, debido a las medidas de prevención sanitarias. «En vez de ir cerca de ustedes, saludarlos y estrecharles las manos, les saludo desde lejos, pero sepan que estoy cerca de ustedes con el corazón. Espero que entiendan esto y por qué lo hago», ha explicado, tras lo que ha recibido un fuerte aplauso por parte de los asistentes a la audiencia.

También, antes de comenzar su catequesis, el Santo Padre ha tenido tiempo para comentar una anécdota. «Me ha llamado la atención mientras leían la lectura, una niña que lloraba y miraba a la mamá, y la mamá y acariciaba y daba de lactar», ha apuntado. Y ha añadido que cuando en una Iglesia llora un niño se aprecia el testimonio de la «ternura de una madre, que es el símbolo de la ternura de Dios con nosotros». Por eso, ha invitado a «jamás hacer callar a un niño que llora en la Iglesia, porque es la voz que llama a la ternura de Dios».

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME