Revista Ecclesia » Francisco insta a los cristianos a regresar a Mosul
El Papa Francisco, en la Plaza de las cuatro iglesias de Mosul / Vatican Media
Destacada Santa Sede Última hora

Francisco insta a los cristianos a regresar a Mosul

El Papa Francisco ha instado a los cristianos que huyeron de Mosul en 2014, tras la llegada del Daesh o Estado Islámico, a regresar a la ciudad. Lo ha hecho durante la oración en sufragio por las víctimas de la guerra que ha pronunciado en la mañana de este domingo 7 de marzo en la «Plaza de las cuatro iglesias» de esa ciudad, en la que ha inaugurado una lápida conmemorativa en memoria de los fallecidos. Antes ha besado una cruz elaborada con madera de las puertas de los cuatro templos —siro-católico, armenio-ortodoxo, siro-ortodoxo y caldeo— destruidos en ese lugar por los terroristas yihadistas durante su ocupación entre 2014 y 2017. Mosul fue la primera gran ciudad que conquistó el Estado Islámico en 2014, que la convirtió en su capital en Irak. La población cristiana fue obligada a marcharse. Antes de la guerra, era, con cerca de dos millones de habitantes, la tercera ciudad del país, solo superara por la capital Bagdad y Basora.

«La identidad de Mosul es la convivencia armoniosa»

Tras escuchar las palabras de bienvenida de su arzobispo, el dominico Najeeb Moussa Michaeel, y los testimonios de un sacerdote católico (Padre Raid Kallo) y de un representante de la comunidad musulmana (Gutayba Aagha), el Santo Padre ha dicho que acogía con agrado la invitación de este último a la comunidad cristiana para que regresen a la ciudad. «La verdadera identidad de esta ciudad es la convivencia armoniosa entre personas de orígenes y culturas diversas», ha afirmado. Antes había recordado que la trágica disminución de los cristianos en Irak, y en todo Oriente Medio, supone «un daño incalculable no sólo para las personas y las comunidades afectadas, sino para la misma sociedad que dejan atrás». No obstante, ha insistido, «la fraternidad es más fuerte que el fratricidio, la esperanza es más fuerte que la muerte, la paz es más fuerte que la guerra».

«No nos es lícito matar, hacer la guerra y odiar a los hermanos en nombre de Dios»

La oración del Papa por las víctimas de la guerra ha sido precedida por los siguientes «pensamientos» a modo de introducción: «Si Dios es el Dios de la vida —y lo es— a nosotros no nos es lícito matar a los hermanos en su nombre. Si Dios es el Dios de la paz —y lo es— a nosotros no nos es lícito hacer la guerra en su nombre. Si Dios es el Dios del amor —y lo es— a nosotros no nos es lícito odiar a los hermanos».

Tras su discurso y la oración, Francisco ha descubierto la lápida conmemorativa y ha lanzado al aire una paloma blanca, símbolo de la paz.

El texto de la lápida empieza con una cita de la Carta a los Romanos —«Qué hermosos son los pies de los mensajeros de paz (Rom 10,15)»— y dice lo siguiente: «En conmemoración de la visita de Su Santidad el Papa Francisco, como mensajero de la paz y del amor fraterno, a la ciudad de Mosul y a la llanura de Nínive. Aquí donde los cristianos soportaron el desplazamiento forzoso (2003-2017) el Papa rezó por la difusión de la paz y la justicia, la convivencia serena y la fraternidad humana. Domingo 7 de marzo de 2021».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa