Revista Ecclesia » Francisco, en la Audiencia General: «No todas las oraciones son iguales, y no todas son convenientes»
Audiencia General
Santa Sede Última hora

Francisco, en la Audiencia General: «No todas las oraciones son iguales, y no todas son convenientes»

Esta mañana ha tenido lugar la primera Audiencia General del mes de marzo del Papa Francisco, quien ha continuado su ciclo de catequesis centradas en la oración, en esta ocasión centrada en la oración y la Trinidad. «La oración nos abre de par en par a la Trinidad. Jesús nos ha revelado esta identidad de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Nosotros realmente no sabíamos cómo se podía rezar: qué palabras, qué sentimientos y qué lenguajes eran apropiados para Dios.», ha explicado el Pontífice.

Durante su intervención en la Biblioteca del Palacio Apostólico, Francisco ha invitado a reconocer la pobreza de nuestra oración. «No todas las oraciones son iguales, y no todas son convenientes», ha asegurado, y ha añadido que «quizás Dios a veces no está contento con nuestras oraciones y nosotros ni siquiera nos damos cuenta. Dios mira las manos de quien reza: para hacerlas puras no es necesario lavarlas, si acaso es necesario abstenerse de acciones malvadas».

«Dialogar con Dios es una gracia: nosotros no somos dignos, no tenemos ningún derecho que reclamar, nosotros “cojeamos” con cada palabra y cada pensamiento… Pero Jesús es la puerta que nos abre a este diálogo con Dios». «Es Jesús que nos revela el corazón de Dios. Así Jesús nos cuenta con su vida en qué medida Dios es Padre. La paternidad que es cercanía, compasión y ternura. No olvidemos estas tres palabras que son el estilo de Dios: cercanía, compasión y ternura. Es el modo de expresar su paternidad con nosotros».

«Realmente no podíamos esperar vocación más alta: la humanidad de Jesús —Dios se ha hecho cercano en Jesús— ha hecho disponible para nosotros la vida misma de la Trinidad, ha abierto de par en par esta puerta del misterio del amor del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo» ha concluido.

Al finalizar la Audiencia General, Francisco ha hecho un llamamiento sobre los últimos acontecimientos en Myanmar «para que el diálogo prevalezca sobre la represión y la armonía sobre la discordia. Dirijo también un llamamiento a la Comunidad internacional —ha dicho—, para que trabajen de modo que las aspiraciones del pueblo de Myanmar no sean sofocadas por la violencia. Que el camino hacia la democracia, emprendido en los últimos años, pueda retomarse a través del gesto concreto de la liberación de los diferentes líderes políticos encarcelados».

Por último, ha querido recordar su inminente viaje de peregrinación a Irak. «Desde hace tiempo deseo encontrar ese pueblo que ha sufrido tanto; encontrar esa Iglesia mártir de la tierra de Abraham. Junto con los otros líderes religiosos, daremos también otro paso adelante en la fraternidad entre los creyentes».

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa