Revista Ecclesia » Francisco, en el Ángelus: «¿Quieres sobresalir? Sirve»
Destacada Santa Sede Última hora

Francisco, en el Ángelus: «¿Quieres sobresalir? Sirve»

«¿Quieres sobresalir? Sirve. Este es el camino». Este es el llamamiento que ha hecho el Papa en su comentario al evangelio dominical de este domingo 19 de septiembre previo al rezo del Ángelus. La lectura de hoy (Mc 9, 30-37) cuenta cómo, de camino a Jerusalén, los discípulos de Jesús discutían sobre quién «era el más grande entre ellos». La «frase lapidaria» que el Señor les dijo —«Si uno quiere ser el primero, sea el último de todos y el servidor de todos»— supone una ruptura y «da un vuelvo a los criterios». Desde Jesús, el valor de una persona ya no depende de su éxito, de su trabajo, del dinero que tiene… «No, la grandeza y el éxito, a los ojos de Dios, tienen otro rasero: se miden por el servicio. No por lo que se tiene, sino por lo que se da».

El Papa recuerda que «nuestra fidelidad al Señor depende de nuestra voluntad de servir». Ha dicho que dicha voluntad «a menudo cuesta» y «sabe a cruz», pero asegura «que a medida que crecemos en el cuidado y la disponibilidad hacia los demás, nos volvemos más libres por dentro, más parecidos a Jesús».

Aspecto que presentaba la Plaza de San Pedro durante el rezo del Ángelus de este domingo.

Y servir, en primer lugar, a los pobres

Y este servicio ha de tener como prioridad a los pobres, a los que nada tienen para devolvernos. De ahí que Jesús, subraya el Santo Padre, después de hablar a los discípulos sobre la primacía del servicio, hiciera el gesto de colocar a un niño —símbolo de la pequeñez, del desvalimiento— en el centro, en el lugar más importante. «Jesús abraza a ese niño y dice que quien recibe a un pequeño lo recibe a Él. (…) Acogiendo a los que están en los márgenes, desatendidos, acogemos a Jesús, porque Él está ahí».

«Queridos hermanos y hermanas —ha añadido el Papa—, interpelados por el Evangelio, preguntémonos: yo, que sigo a Jesús, ¿me intereso por los más abandonados? ¿O, como los discípulos aquel día, busco la gratificación personal? ¿Entiendo la vida como una competición para abrirme un hueco a costa de los demás, o creo que sobresalir es servir? Y, concretamente: ¿dedico tiempo a algún “pequeño”, a una persona que no tiene medios para corresponder? ¿Me ocupo de alguien que no puede devolverme el favor, o sólo de mis familiares y amigos?».

Solidaridad con las víctimas de las inundaciones en México

Tras el rezo del Ángelus, Francisco se ha solidarizado con «las personas injustamente detenidas en países extranjeros», a quienes ha deseado que puedan retornar pronto a sus países. Y ha transmitido su cercanía y oración a las víctimas de las inundaciones habidas en los últimos días en México, especialmente en el hospital de la localidad de Tula (Estado de Hidalgo).

Hace unos días, las fuertes lluvias caídas en el valle de México provocaron el desbordamiento del río Tula, que anegó importantes zonas de esa ciudad. La inundación del hospital causó un corte de fluido eléctrico que acabó afectando al sistema de oxígeno, muriendo 17 pacientes. En el centro había hospitalizadas en ese momento 54 personas, la mitad aproximadamente enfermos de covid-19. Las inundaciones, que se registraron los días 6 y 7 de este mes, volvieron a repetirse el pasado viernes, día 17. Se calcula que hay más de 70.000 damnificados.

El Papa, por último, ha tenido también un recuerdo para quienes están reunidos en el santuario de La Salette en Francia, en el marco del 175º Aniversario de la aparición de la Virgen.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa