Santa Sede Última hora

Francisco en el Ángelus: «En medio de la tempestad hay que tener el corazón dirigido a Dios»

«¡Señor, sálvame!». Así ha invitado el Papa Francisco a rezar «cuando sentimos fuerte la duda y el miedo y nos parece que nos hundimos, en los momentos difíciles de la vida». En el Ángelus de este domingo 9 de agosto, el Pontífice también ha instado a «abandonarse con confianza en Dios en todo momento de nuestras vidas, especialmente en el momento de la prueba y la turbación. La mano fuerte y fiel del Padre, que quiere siempre y solo nuestro bien».
El Papa Francisco ha centrado su alocución en el diálogo entre Jesús y Pedro. «Los discípulos estaban turbados, porque piensan que Jesús es “un fantasma” y gritan “con miedo”. Pero Jesús los tranquiliza: “¡Ánimo!, que soy yo; no teman”. Jesús dice a Pedro que vaya hacia Él, pero Pedro, que da algunos pasos, con el viento y las olas empieza a hundirse y, asustado, grita: “¡Señor, sálvame!”. Jesús – ha recordado Francisco – le toma de la mano y le dice: “Hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?”».

«Abandonarse con confianza en Dios»

El Santo Padre ha señalado que este gesto de Jesús, que enseguida tiende su mano y toma la de su amigo, representa «la mano del Padre que nunca nos abandona. Él es la mano fuerte y fiel del Padre, que quiere siempre y solo nuestro bien».
«Tener fe quiere decir, en medio de la tempestad, tener el corazón dirigido a Dios, a su amor, a su ternura de Padre. Jesús quería enseñar esto a Pedro y a los discípulos, y también hoy a nosotros».

Print Friendly, PDF & Email