Revista Ecclesia » Francisco Cerro: «Todos nos sentimos, en Guadalupe, en casa»
Destacada Iglesia en España Última hora

Francisco Cerro: «Todos nos sentimos, en Guadalupe, en casa»

«Todos nos sentimos, en Guadalupe, en casa». Así ha comenzado su homilía el arzobispo de Toledo, Francisco Cerro Chaves, en el Real Monasterio de Santa María de Guadalupe, con motivo de la fiesta de Guadalupe y la Natividad de la Virgen María.

Junto a él, han concelebrado el arzobispo de Mérida-BadajozCelso Morga; el obispo de PlasenciaJosé Luis Retana; el obispo emérito de Segovia e hijo predilecto de Guadalupe, Ángel Rubio; y también el administrador diocesano de Coria-CáceresDiego Zambrano.

Francisco Cerro ha recordado, de manera especial, a todos los enfermos e impedidos que han seguido la transmisión de la ceremonia a través de los medios de comunicación social.

Demás, ha insistido en que el jubileo guadalupense se extiende hasta el próximo 10 de septiembre de 2022, gracias a la prórroga concedida por la Santa Sede. «Es un jubileo para el encuentro, la sanación y la acogida».

El arzobispo de Toledo ha elevado una súplica a la Virgen de Guadalupe: «Madre que vuelva la alegría y el gozo, la esperanza y la fiesta. Necesitamos vivir en estos momentos con una profunda esperanza. La esperanza es que saldremos de esta situación como hemos salido de otras realidades. Saldremos y saldremos mejores».

Guadalupe es casa de esperanza y alegría

«No existen tiempos buenos ni tiempos malos; existen tiempos que a cada uno nos toca vivir y tenemos que vivirlos por Cristo, con Él y en Él». Con esta cita de san Agustín, Mons. Francisco Cerro ha querido subrayar que en los momentos actuales es necesaria la esperanza.

Cerro Chaves ha querido recordar su encuentro con el Papa Francisco el pasado 10 de mayo en el Vaticano, a quien invitaba personalmente a visitar Guadalupe con motivo del año jubilar.

Por otro lado, ha animado a leer la Carta Pastoral «Guadalupe: hogar de María, casa de sanación» que junto con los obispos de la provincia eclesiástica de Mérida-Badajoz, escribió con motivo de la apertura del año jubilar guadalupense.

«Pedimos a la Virgen de Guadalupe que vuelva la alegría y la fiesta a nuestra tierra. Tenemos una sociedad que ha perdido el norte y que necesitamos recuperar la alegría. Todos hemos de aportar y nadie se ha de sentir exento de esta responsabilidad y de esta aportación», ha concluido el arzobispo.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa