Iglesia en España Noticias

Francisco Cerro, administrador apostólico de Coria-Cáceres, se despide de los medios de comunicación de Cáceres

Este lunes 27 de enero, un mes después del anuncio de su nombramiento como arzobispo electo de Toledo, monseñor Francisco Cerro Chaves, administrador apostólico de la diócesis de Coria-Cáceres, ha mantenido un desayuno con los medios de comunicación, periodistas y gráficos, para despedirse tras su reciente nombramiento.

Tras compartir la mesa y tras un tiempo de diálogo personal, en el que nos han faltado las anécdotas, el prelado ha querido agradecer así a los medios de comunicación estos años de colaboración.

Este encuentro era tradicional desde que don Francisco Cerro llegó al episcopado y solía celebrarse en torno a la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, en la solemnidad de la Ascensión del Señor.

Precisamente este viernes, se hacía público el mensaje del Papa Francisco para esta Jornada, en el día de San Francisco de Sales, patrón de todos los periodistas.

El lema del Mensaje del Papa Francisco de este año es: “Para que puedas contarlo a tu hijo” (Ex 10,2). La vida se hace historia».

Con la elección de este tema, tomado de un pasaje del libro del Éxodo, el Papa Francisco subraya que no hay futuro sin enraizamiento en la historia vivida. A través de la memoria pasan de una generación a otra, historias,  esperanzas, sueños y experiencias.

Una vez más, en el centro de la reflexión, el Pontífice coloca a la persona con sus relaciones y su capacidad innata de comunicación. El Papa pide a todos, sin excluir a nadie, que hagan fructificar este talento: hacer de la comunicación un instrumento para tender puentes, para unir y compartir la belleza de ser hermanos en un tiempo marcado por contrastes y divisiones.

Precisamente los medios de comunicación han querido agradecerle a Francisco Cerro su cercanía y “accesibilidad” a lo largo de estos años, por abrir las puertas de la institución, tanto físicamente con ese encuentro anual dentro del palacio episcopal, como por su disponibilidad a la hora de atender a los medios, por su “deferencia” con la profesión y le han deseado suerte.

A preguntas de los medios de comunicación ha valorado su tiempo en la diócesis, “he estado muy feliz en esta diócesis, es una diócesis muy viva con muchas posibilidades. ya he comentado que es un momento agridulce pero me voy esperanzado pero sabiendo que dejo muchos amigos y mucha gente. Nuestra vida es la de ir donde te mandan”.

Se han realizado muchas acciones, ha destacado Cerro, como las obras de la catedral de Coria, la obra de la concatedral, la obra de la parroquia de Gata, la obra del Seminario, el Hogar Sacerdotal, el Archivo Diocesano… “He procurado que el patrimonio esté al servicio de la evangelización”.

También ha destacado otras realidades como el Sínodo Diocesano con la participación de más de 3000 personas y cuyas orientaciones pastorales marcarán el futuro de los próximos 30, 40 o 50 años de la diócesis así como sus planes de actuación en distintos campos como la evangelización y la transmisión de la fe a todos los niveles, la caridad y la acción con los pobres, el laicado y la organización de la diócesis, en el que las propuestas han partido de todos los participantes -seglares, religiosos y religiosas, sacerdotes-. El prelado ha destacado que es un modelo para España.

La apuesta firme por los medios de comunicación o la declaración de Interés Turístico Internacional de la Semana Santa de Cáceres, “en la que participé activamente” han sido también otros de los destacados del prelado.

 “Todo esto no podría haberse realizado sin todo el equipo tan fantástico que me ha acompañado, delegaciones, vicarios. Ha sido un trabajo de equipo”, sentencia Cerro.

a destacado su apuesta por la formación, no solo de los sacerdotes, que han ampliado sus estudios en Roma y en Salamanca, sino también la fundación de la Escuela Diocesana Cofrade, la Escuela de Espiritualidad, la Escuela de Doctrina Social de la Iglesia, el nuevo impulso de la escuela de catequistas. “El objetivo no es otro que dar respuesta al gran reto que tenemos hoy, la evangelización. La Iglesia solo existe para anunciar a Jesucristo”, apuntaba el administrador apostólico.

 Entre los anuncios más destacados, los últimos nombramientos que realizará antes de marcharse, que serán dos laicas, mujeres. María José Sánchez será la nueva delegada de Relaciones Interconfesionales y Elena Esnaola será nombrada delegada del Mundo Rural. Durante su episcopado ha habido hasta cinco mujeres simultáneamente desempeñando cargos dentro de la institución. “Siempre lo he potenciado porque me parece que muchas veces hablamos de la importancia de la mujer en la Iglesia, pero a veces no se traducía en la práctica. En este sentido hemos ido dando pasos”, apostilla Francisco Cerro.

 Sobre las vocaciones sacerdotales, el Administrador Apostólico ha recordado que la diócesis cuenta con 116 sacerdotes, de los cuales unos 100 siguen en activo (aquellos que no han cumplido los 75 años), en una diócesis que dispone de 160 parroquias. También ha apuntado la búsqueda de soluciones ante las dificultades pastorales para atender todo el territorio de la diócesis, como el impulso y la apuesta de la diócesis desde hace años por los Diáconos permanentes, -seglares ordenados por el obispo y que ya forman parte del clero-, que dispone de 10 en la actualidad. Tratándose actualmente de la única diócesis que dispone en Extremadura de esta figura, aunque en Plasencia van a darse pasos próximamente.

 Entre cuestiones pendientes para el futuro de la diócesis, Francisco Cerro también ha apuntado que habría que reestructurar el laicado y estudiar su presencia en el mundo, para “transformar el mundo según el Corazón de Dios, como dice el Vaticano II”, espera que salgan buenos resultados del Congreso Nacional que se celebra sobre este tema del 15 al 16 de febrero en Madrid, también sobre los jóvenes, “con los que se ha trabajado mucho, pero siempre hay que seguir apostando”, las vocaciones religiosas o el acompañamiento a las familias “si no se cuenta con las familias no se puede hacer una evangelización eficaz. Podemos decir que en todo esto hemos trabajado, mucho y bien, pero hay que seguir incidiendo en ello”, añadía.

Sobre su nueva labor como arzobispo de Toledo, los periodistas le han preguntado por los arciprestazgos de la Archidiócesis de Toledo que pertenecen al territorio extremeños, en total 30 pueblos. “El mensaje es que voy a ser obispo suyo, voy a estar con ellos, visitándoles y conociéndoles”.

Sobre la petición de que el Monasterio de Guadalupe y la patrona pasen a Extremadura, el prelado les ha respondido: “Mi propuesta va a ser la que ha sido siempre. Tres cuestiones que he repetido siempre a los medios y que voy a repetir siempre. Primero, todos los obispos que han pasado por la Provincia Eclesiástica Extremeña lo han pedido siempre, que perteneciese a la Provincia. Segundo, es algo que está en Roma, en el Vaticano. He dicho muchas veces que los obispos hemos hecho los deberes. Y tercero, desde mi postura de arzobispo, lo único que voy a hacer es facilitar, porque creo que es de sentido común esta realidad. Hay soluciones de las que ya se han hablado, como una prelatura. Hay que procurar que se dé una solución”, el prelado también ha reconocido que hay una cuestión que se está estudiando, pues una opción es el Monasterio y la Puebla “que sería más sencilla” y otra los treinta pueblos colindantes “sería más delicado. Las soluciones serían muy distintas. Creo que tarde o temprano esto se tiene que dar, estoy convencidísimo, esperemos que lo conozcamos todos. Es de sentido común”.

Sobre su despedida de la Diócesis, el prelado ha destacado que habrá dos Eucaristías, la primera en Cáceres será el sábado 15 de febrero a las 12 horas en la Concatedral de Santa María. Y en Coria el domingo 16 de febrero a las 17 horas en la Iglesia de Santiago, porque la catedral está en obras, aunque la previsión es que en mayo hayan terminado. “Puede acudir quien lo desee. Quiero que sea algo muy sencillo, así lo he pedido. Al finalizar la celebración me despediré de todos los que quieran saludarme.

Finalmente ha recordado que una vez que quede la sede vacante tras su toma de posesión en Toledo, comenzará un periodo en el que se decidirá quién es el Administrador que quede al frente de la diócesis. Podría ser Apostólico (sería un obispo de la zona designado por el Nuncio) o bien diocesano, que saldría elegido entre el colegio de consultores, formado por los vicarios episcopales y sacerdotes. “Lo normal es que sea una administrador diocesano. A partir de entonces el administrador gestiona la diócesis”.

La última vez que la diócesis estuvo en sede vacante unos meses en 2006 y 2007, fue un sacerdote y Vicario, Ceferino Martín Calvarro, quien estuvo al frente de la diócesis hasta la llegada de Don Francisco en un período que se prolongó unos 8 meses. En cambio, cuando falleció Don Jesús Domínguez fue nombrado como administrador apostólico el entonces obispo de Plasencia.

Print Friendly, PDF & Email