Santa Sede

Francisco apela a la comunidad internacional a detener la escalada militar en Siria

Durante el Ángelus de este domingo, el Papa Francisco ha apelado a la comunidad internacional a «agotar todas las vías diplomáticas de diálogo y negociación en conformidad con el derecho internacional», con el objetivo de parar la escalada militar de Siria. En los últimos días, Rusia ha acusado a Israel de que un avión civil tuvo que aterrizar abruptamente por un ataque militar con misiles en la periferia de Damasco.

El pontífice ha afirmado que esta situación de tensión militar afecta «particularmente a mujeres y niños, y personas obligadas a huir». Por eso, realizó su petición en un intento de apelar públicamente a que las tensiones internacionales se relajen.

También, el Papa ha recordado que ayer se celebró el Día Internacional de Oración contra la Trata con ocasión de la memoria de santa Josefina Bakhita. Ha hecho un llamamiento al uso responsable de los medios de comunicación, ya que «estudios recientes muestran cómo las organizaciones criminales usan cada vez más los medios de comunicación modernos para atraer a las vícticmas a través del engaño».

Resistir a la corrupción

Francisco aprovechó el Evangelio de este domingo, en el que Jesús pide a sus dicípulos que sean sal y luz del mundo, para enviar un mensaje a los fieles cristianos. «La sal da sabor, y conserva los alimentos», dijo. «Resistamos al pecado y la degradación moral testimoniando unidad y fraternidad sin ceder a las tentaciones mundanas del arribismo, el poder y la riqueza», pidió a los cristianos.

El ejemplo de la luz, «que disipa y permite ver», le sirvió al Papa para hablar de cómo un cristiano puede ser luz: «Es luz cuando vive la propia ve fuera de los espacios pequeños, contribuye a eliminar el prejuicio, eliminar calumnias. Es luz de la verdad en situaciones arruinadas por la hipocresía y la mentira». Llamó a «no esconderse en la seguridad de su pequeño recinto».

Además, en esta ocasión el Papa saludó en primer lugar y cariñosamente a los peregrinos llegados de Carmona, Sevilla y Cádiz al Vaticano.

Print Friendly, PDF & Email