Santa Sede Última hora

Francisco afirma «el compromiso de la Iglesia» contra los abusos

Esta mañana, durante la Audiencia General, el Papa ha concluido sus palabras refiriéndose al informe hecho público ayer sobre el cardenal Mccarrick. «Ayer se publicó el Informe sobre el doloroso caso del ex cardenal Theodore McCarrick. Renuevo mi cercanía a las víctimas de todo abuso y el compromiso de la Iglesia para eliminar este mal», señaló Francisco.

De esta manera, el Papa ha querido hacerse cercano a las víctimas que han sufrido, no solo los abusos, sino las decisiones tomadas al respecto durante esos años por la Iglesia. El Informe McCarrick, compuesto por 461 páginas de documentos y testimonios, recoge todas las noticias relevantes sobre el conocimiento institucional y el proceso de decisiones con respecto a las principales etapas de la vida del ex cardenal, promovido arzobispo de Washington a finales de 2000 y elevado al cardenalato al año siguiente. El informe, publicado por la Secretaría de Estado por mandato del Papa Francisco, es el resultado de una investigación que se ha alargado dos años.

«Perseverar en la oración»

En su catequesis, hoy el Santo Padre ha continuado hablando de la oración, llamando a pesrerverar. Para ello, ha partido del texto evangélico de Lc 11,9-13, en el que Jesús invita a pedir, buscar y llamar a Dios.  «Quien llama a la puerta de su corazón con fe y perseverancia -ha asegurado el Papa- no está decepcionado. Dios siempre responde, siempre».

«La enseñanza del Evangelio es clara: hay que rezar siempre, incluso cuando todo parece vano, cuando Dios aparece sordomudo y parece que perdemos el tiempo. Aunque el cielo se nuble, el cristiano no deja de rezar. Su oración va de la mano con la fe. Y la fe, en tantos días de nuestra vida, puede parecer una ilusión, un trabajo estéril. Hay momentos oscuros en nuestra vida y la oración parece una ilusión. Pero practicar la oración también significa aceptar este esfuerzo. “Padre, voy a rezar y no siento nada… Me siento tan, con el corazón seco, con el corazón seco, que no sé…”. Pero debemos continuar, con esta fatiga de los malos momentos, de los momentos en que no sentimos nada».

El Papa ha citado el ejemplo de muchos santos y santas que «han experimentado la noche de la fe y el silencio de Dios» y han sido perseverantes. Pero, continúa, incluso en estos momentos nadie está solo porque Jesús reza con nosotros, «Nos acoge en su oración, para que podamos rezar en Él y a través de Él. Y esto es obra del Espíritu Santo». Como explica el Catecismo, esto es lo que nos da «la certeza de estar cumplidos».

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME