Revista Ecclesia » Francisco, a los cristianos en Qaraqosh: «No se rindan, no pierdan la esperanza»
Francisco, a los cristianos en Qaraqosh: «No se rindan, no pierdan la esperanza»
Francisco, a su llegada a la iglesia de la Inmaculada Concepción de Qaraqosh / Vatican Media.
Destacada Santa Sede Última hora

Francisco, a los cristianos en Qaraqosh: «No se rindan, no pierdan la esperanza»

El Papa Francisco ha pedido a los cristianos de Qaraqosh que no se rindan, que no se desanimen ni pierdan la esperanza, porque «no están solos». «Toda la Iglesia está con ustedes a través de la oración y de la caridad concreta», les ha dicho en el encuentro que ha mantenido con ellos hoy domingo, 7 de marzo, en la iglesia de la Inmaculada Concepción. El templo fue vandalizado e incendiado por el Estado Islámico tras la ocupación de esta región en 2014. Sus esculturas fueron decapitadas, los libros y registros incendiados y el coro utilizado como polígono de tiro por los milicianos… Hoy, tras su reconstrucción y reconsagración, la imagen de la Madre de Dios coronada vuelve a alzarse en lo más alto del mismo.

Vista de la ciudad de Qaraqosh, con la imagen de la Virgen sobre el campanario de la iglesia que ha visitado el Papa / ACN

El Papa ha llegado a Qaraqosh en helicóptero procedente de Mosul, donde ha pronunciado una oración por las víctimas de la guerra. Qaraqosh tiene 35.000 habitantes (antes de la llegada del Daesh eran 50.000). Es una ciudad situada en el valle de Nínive en la que el 90% de la población profesa la fe cristiana. El Papa les ha dirigido palabras de ánimo y ha rezado con los fieles la oración mariana del Ángelus.

Tras el saludo inicial del patriarca de Antioquía de los Srios Ignace Youssif Younan, y la escucha de dos testimonios —del Padre Ammar Yako, vicario patriarcal de la diócesis de Mosul de los Sirios, y la señora Sabah Abdallah—, el Papa ha pronunciado un discurso en el que ha pedido a los fieles que se abracen a su «herencia» cristiana, porque esta es «su fortaleza». «Los animo a no olvidar quiénes son y de dónde vienen, a custodiar los vínculos que los mantienen unidos y a custodiar sus raíces», les ha dicho. «No dejen de soñar, no se rindan, no pierdan la esperanza».

El Papa firma en el libro de honor de la iglesia de la Inmaculada Concepción de Qaraqosh.

En esta «hora de la reconstrucción» del país, Francisco les ha instado también a perdonar. «Perdón: esta es una palabra clave. El perdón es necesario para permanecer en el amor, para permanecer cristianos». El Santo Padre ha querido recordar a los muchos «santos de la puerta de al lado» que hay en esa tierra y ha vuelto a decir «no» al terrorismo y a la instrumentalización de la religión.

Se ha servido de la imagen de la Inmaculada colocaba en lo alto de la iglesia —que tras ser dañada y pisoteada por el Daesh ahora mira con ternura a sus hijos— para dar las gracias a las madres y mujeres de Irak, que tanto han sufrido en los últimos tiempos. «¡Que las mujeres sean respetadas y defendidas! ¡Que se les brinden cuidados y oportunidades!», ha pedido.

Tras el preceptivo intercambio de regalos con el patriarca Younan, el Papa ha firmado en el libro de honor del templo, en donde ha escrito las siguientes palabras: «Desde esta iglesia destruida y reconstruida, símbolo de la esperanza de Qaraqosh y de todo Irak, pido a Dios, por intercesión de la Virgen María, el don de la paz». A continuación, ha abandonado la iglesia entre los «Viva el Papa» gritados por los presentes (en español), y ha sido conducido al aeropuerto en medio de un extraordinario despliegue de seguridad.

El de Qaraqosh ha sido el segundo encuentro con los fieles cristianos en esta tercera jornada de visita apostólica. Esta tarde, Francisco celebra la Santa Misa ante unos 10.000 fieles en el estadio de deportes de Erbil, la capital de la región autónoma del Kurdistán. El viaje —el primero desde que estallara la pandemia; el anterior, hace quince meses, le llevó a Tailandia y Japón— comenzó el viernes día 5. Ese día pronunció un discurso en el palacio presidencial ante las autoridades políticas y el cuerpo diplomático, y mantuvo un encuentro con los obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y seminaristas en la catedral siro-católica de Bagdad. Ayer sábado, día 6, el Papa realizó una «visita de cortesía» al ayatolá Al-Sistani en Nayaf, mantuvo un encuentro interreligioso en Ur, la patria de Abrahán, y celebró la Eucaristía en la catedral caldea de San José de Bagdad.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa