Internacional

Fiesta por el nuevo santo misionero, Jose Vaz, en Goa (India)

jose-vaz

En Goa, India, fiesta por su nuevo santo misionero: José Vaz

Este fin de semana se ha celebrado en Goa por primera vez la fiesta de San José Vaz, el sacerdote misionero nacido en esta zona de la India que evangelizó Sri Lanka.

El Papa Francisco lo canonizó en su viaje a esta isla-país del Océano Índico el año pasado. San José Vaz fue canonizado el 19 de enero. Por razones de calendario, la diócesis decidió retrasar la celebración local hasta finales de septiembre.

Las celebraciones comenzaron en la Catedral de Santa Catalina en Goa, en la que el cardenal Oswald Gracias, arzobispo de Bombay, celebró una misa con varios obispos y más de cien sacerdotes, con la presencia de una docena de católicos de Sri Lanka. El 27 de septiembre, en el Santuario de San José Vaz en Sancoale – su ciudad natal-, el padre Eremito Rebelo decía a la multitud, reunida para recordarlo, que su santo vecino introdujo el concepto de inculturación cientos de años antes de que la palabra se convirtiera en sinónimo de labor misionera.

“Nuestro paisano fue un pionero global. Las ideas de armonía comunitaria, asimilación cultural y otros valores, de los que tanto se habló en el Vaticano II, San José Vaz las había puesto en práctica en el siglo XVII”, señalaba. “Este muchacho de Sancaole se ha convertido en el mayor misionero indio porque estaba seguro de que la fe se mantiene a pesar de la persecución del gobierno”.

Vaz nació en 1651 en la ciudad costera de Sancoale, al sur de Goa, cuando era colonia portuguesa. En 1686 partió como misionero a Sri Lanka y allí evangelizó bajo el duro régimen de los holandeses calvinistas. Pasó cinco años predicando en las tierras bajas hasta que comenzó a hacerlo en las zonas montañosas que ocupaba el Reino de Kandy. Allí fue arrestado y acusado de espionaje al servicio de Portugal. Tras pasar un año en prisión, Vaz recibió la protección del rey budista Vimaladharmasuriya II, que estaba convencido de que el sacerdote no abrigaba malas intenciones contra el reino. El futuro santo permaneció en Kandy hasta su muerte en 1711 a la edad de 60 años. Se calcula que convirtió a cerca de 30.000 personas, aprendiendo las lenguas locales como el sinhala o el tamil.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.