virgen del coro
Iglesia en España

Fiesta en San Sebastián de la Virgen del Coro, 8 de septiembre

Fiesta en San Sebastián de la Virgen del Coro, 8 de septiembre, festividad de la Natividad de la Virgen María

“La Virgen María nos enseña el tiempo, el modo y el querer de Dios”, afirma monseñor Munilla, obispo de San Sebastián, en la homilía de la misa de la Virgen del Coro, patrona de San Sebastián

El Obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla,  ha presidido la Eucaristía celebrada en la basílica de Santa María del Coro con motivo de la festividad de la patrona donostiarra.

En su homilía, D. José Ignacio ha invitado a los donostiarras a que confíen en la Virgen, como intermediaria y guía en nuestras vidas, ya que nos enseña a acomodarnos a los tiempos, los modos y al querer de Dios.

“Quiero que mis palabras sean una pequeña ayuda para superar dudas de fe o respetos humanos para acrecentar nuestra devoción a la Virgen del Coro”, ha dicho el prelado. Y ha reconocido que “la secularización ha afectado a la dimensión mariana de nuestra fe”.

Ha subrayado que “el Evangelio nos invita a acercarnos a la oración de petición con confianza y sencillez…. Porque sabemos que Dios siempre derrama su gracia sobre cuantos se acercan a Él”.

En este sentido, el obispo ha subrayado la importancia de la Virgen María, cuyo quehacer se resume en tres puntos:

Acercarnos a los tiempos de Dios: “cuando los dones de Dios no son concedidos de forma inmediata corremos el riesgo de no apreciarlos debidamente”, ha dicho D. José Ignacio.

Pero ha recalcado que  debemos tener en cuenta que los tiempos de Dios no son los nuestros y que “Dios puede retrasar la concesión de sus dones”.

Acercarnos a los modos de Dios: “los dones de Dios no prescinden de la cruz, sino que la incluyen como parte ineludible del camino a la gloria”, ha dicho el  Obispo de San Sebastián, “y la Virgen nos enseña y educa a abrazar nuestras cruces personales”.

Acomodarnos al querer de Dios: “En nuestra oración lo más importante es buscar el querer de Dios, la voluntad de Dios debe estar por encima de la nuestras porque nosotros no sabemos lo que nos conviene de cara a nuestra salvación”, ha constatado D. José Ignacio. Y ha añadido que “es esencial que entendamos que nuestro objetivo no es otro que el descubrimiento de la voluntad del Padre y la gracia para abrazarla confiadamente”.

El Obispo ha concluido subrayando que la Virgen María es nuestra intercesora ante Dios, para presentarle nuestras súplicas, y al mismo tiempo ha sido elegida como la intercesora de Dios ante nosotros, para llevarnos al conocimiento del querer de Dios, para confiar en los modos de Dios, y para aceptar los tiempos de Dios”.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.