Canción Misionera

Festival de la Canción Misionera en Ourense y entrega de los premios «Aurelio Grande»

OMPRESS-OURENSE (6-3-13) Un año más, como es tradición, los días 9 y 10 de marzo se celebran los Festivales de la Canción Misionera de Ourense en el Auditorio Municipal, reuniendo a centenares de niños y jóvenes que unen sus voces para cantar a la Misión. Además, se entregarán los premios Misioneros de Acá y Misioneros de Allá, que dan título a estas secciones, y que reconocen la labor de personas e instituciones que han destacado en su empeño evangelizador.

 

El sábado día 9, a las 18,30h tendrá lugar el Festival Juvenil y, al día siguiente, domingo, a las 16,00 horas, será el turno del Festival Infantil. Desde la Delegación de Misiones de Ourense, organizadores de este encuentro, se ha invitado a participar a todos los niños de colegios y parroquias de la diócesis.

 

Cada año, en el transcurso de estos Festivales, se entregan los premios Aurelio Grande a los Misioneros. A los de Acá, este año ha sido para las Hermanitas de los Ancianos desamparados, con Casas en Rairo, O Carballiño y Verín, que cuidan con entrega a centenares de personas mayores, llenando de amor infinito la recta final de sus vidas. El premio a los Misioneros de Allá será para Julia Aguiar, misionera franciscana natural de Santa Cruz de Prado, Villar de Barrio, que lleva toda su vida entregada a los más pobres en Benín, África.

 

Casualmente esta misionera, Julia Aguiar, escribió hace unos días a la Delegación de Misiones de Ourense: “La vida, en estos lugares de nuestro poblado de Benín, se presenta más dificil cada día, con más problemas y menos medios. En lugar de crecer el nivel de vida de los campesinos está disminuyendo alarmantemente. Los enfermos de la ciudad, donde hay hermosos hospitales que ellos no pueden pagar, vienen a nuestros centros, con menos confort, donde saben que serán bien atendidos, a un coste asequible según sus posibilidades, y acogidos ellos y sus familias. Imaginad Eliada, de apenas 16 años; llegó hace 6 meses a nuestro hospital, el pecho terriblemente “comido” por una horrible úlcera de Buruli que le ha dejado las costillas desnudas, hasta el extremo que durante semanas se podía ver fácilmente entrar y salir el aire de los pulmones. Ha sido raro verla triste. Hoy es una joven bella que prepara su saquito para volver a su casa ¡¡Milagro de la vida!! Si la alegría se hace presente en este lugar de sufrimiento, todo os lo debemos a vosotros, amigos, que nos permitís comprar alimentos, medicamentos, pagar razonablemente al personal del centro, mantener la dignidad y la limpieza del lugar… Continúa también nuestra lucha para promocionar y escolarizar a las mujeres. La escuela primaria de Dohungbo que acabamos de construir, goza de buena salud, las aulas están llenas de niños. Esperamos que muy pronto podamos hacer un pozo. El abanico de ayudas que nos llegan a través de ustedes, son la gran esperanza, que nos mantiene con los ojos bien abiertos abrazando la Evangelización directa, que si no es fácil, si es apasionante. Gracias a cada uno”.

 

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.