Fernando Chica, con el Papa Francisco
Santa Sede Última hora

Fernando Chica, sobre el Nobel de la Paz: «Que el hambre sea como una pieza de museo, algo del pasado»

En una entrevista a Vatican News, el observador internacional de la Santa Sede para la FAO de Naciones Unidas, Fernando Chica Arellano, ha hablado sobre la importancia del Nobel de la Paz concedido al Programa Mundial de Alimentos (PMA). «Contra el hambre hay muchas palabras, hay una gran retórica. Pero ahora debe empezar el momento de la acción: se necesitan fondos, se necesitan gestos, se necesitan programas concretos para que el hambre sea como una pieza de museo, algo del pasado, y no un flagelo que atormenta en el presente y sobre todo. que, si no hacemos algo, también lo hará en el futuro», ha señalado.

En esta línea, Chica ha comentado que la lucha contra el hambre se relaciona con la dignificación del ser humano: «Creo que el mundo debe olvidar todo lo que puede ser una herida para la dignidad humana y poner a los más vulnerables, los pobres, los descartados, los hambrientos, los enfermos y todos los que están sufriendo la pandemia, en el centro de la interés y sobre todo de las obras de la humanidad».

Sigue siendo necesario luchar contra el hambre

En cuanto a la relevancia del Nobel, Chica ha apuntado a que «este premio destaca, sobre todo, la importancia de seguir luchando contra el hambre». Esta es la duodécima vez que la ONU o algún organismo ligado a ella recibe el Nobel de la Paz. Chica Arellano recuerda que el Papa Francisco visitó en 2016 el PMA y «tuvo unas palabras clarividentes cuando habló de la inestabilidad global que estamos viviendo y cómo los conflictos existentes, estas armas, han adquirido un preponderancia inusual, se están multiplicando».

Al mismo tiempo, el observador de la Santa Sede en la FAO ha comentado la necesidad de «desburocratizar todo aquello que impida la realización de planes de ayuda humanitaria». Además, ha añadido que « en esto el Programa Mundial de Alimentos tiene un papel fundamental, porque el mundo necesita verdaderos héroes, es decir, personas e instituciones que estén comprometidas con abrir caminos, construir puentes, para que las personas que sufren disminuyan, aumenten la paz y el hambre está totalmente erradicada».

Además, en sus palabras, este premio Nobel se alinea a la perfección con el mensaje de Fratelli tutti, la última encíclica del Papa Francisco. «Propone construir un fondo mundial para finalmente acabar con el hambre y para el desarrollo de los países más pobres con el dinero que ahora se usa con armas. Pero necesitamos una voluntad política fuerte de los estados, los que producen y los que usan armas», ha señalado Chica.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME