Carta del Obispo Iglesia en España

Feliz Navidad, por Eusebio Hernández Sola, obispo de Tarazona

Feliz Navidad, por Eusebio Hernández Sola, obispo de Tarazona

Queridos hermanos y amigos:

Estamos ya en el último domingo del Adviento, dentro de cinco días celebraremos el nacimiento de Cristo, por ello, en este Año Jubilar de la Misericordia, os deseo, a través de esta carta, una feliz y santa Navidad.

En estos días de Navidad quiero estar cercano a cada uno de vosotros y a vuestras familias, de un modo especial, tengo presentes a todos aquellos que por diferentes circunstancias estáis pasando dificultades o problemas.

El próximo domingo celebraremos, dentro de la Navidad, la fiesta de la Sagrada Familia. Tendremos, en ese día, uno de los primeros actos de este Año Jubilar; en las parroquias y arciprestazgos que habéis organizado celebraciones y en la Catedral de Tarazona a las 7 de la tarde, preparado por la Delegación diocesana de Familia y Vida.

La familia es el lugar en el que de un modo muy especial vivimos la misericordia de Dios. Sobre todo cuando se convierte en un signo vivo de la acogida de Dios. El domingo pasado hemos abierto la Puerta de la Misericordia en este Año Jubilar y como nos indicaba el Papa recientemente (Catequesis del día 18 de noviembre): La Sagrada Familia de Nazaret sabe bien qué cosa significa una puerta abierta o cerrada, para quien espera un hijo, para quien no tiene amparo, para quien huye del peligro.

A su vez, la Sagrada Familia es un modelo de las relaciones que deben reinar en cada familia, por ello el Papa alentó a que las familias cristianas hagan del umbral de sus casas un pequeño gran signo de la Puerta de la Misericordia y de la acogida de Dios.

En la Navidad celebramos que Dios se ha hecho hombre y ha nacido pobre y humilde, con las palabras del Papa podemos decir que Dios ha tocado a la humanidad. La Iglesia está llamada siempre, pero especialmente este año, a convertirse en esa mano de Dios que toca, cura y salva. Nos decía el Papa:

Es así que la Iglesia deberá ser reconocida, en cada rincón de la tierra: como la custodia de un Dios que toca, como la acogida de un Dios que no te cierra la puerta, con la excusa que no eres de casa. Por ello en el pasado Sínodo sobre la familia, todas las familias, y la Iglesia entera, han recibido un gran aliento para encontrarse bajo el umbral de esta puerta

No podemos olvidar en estos días a las familias que pasan por graves problemas de todo tipo, ni tampoco a las personas más vulnerables, los niños y los ancianos. No sólo en Navidad, todos los días del año estamos llamados a que todas las situaciones de dificultad encuentren posibles soluciones y que a nadie le falte nuestra atención.

Os deseo a todos que estos días de Navidad sean un impulso nuevo para vivir bajo la mano misericordiosa de Dios y para que cada uno de nosotros nos convirtamos en una prolongación de su misericordia.

Con todo afecto os saludo y bendigo. ¡FELIZ NAVIDAD!.

+ Eusebio Hernández Sola, OAR

Obispo de Tarazona

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email