Primera comunión
Iglesia en España

Feliz Día de la Primera Comunión, por Eusebio Hernández Sola, obispo de Tarazona

Feliz Día de la Primera Comunión, por Eusebio Hernández Sola, obispo de Tarazona

Queridos hermanos y amigos: Como he hecho los últimos años, hoy os quiero dirigir esta carta a los niños y niñas que este año hacéis, durante los próximos días, vuestra Primera Comunión. Es un momento importante para vosotros, queridos niños, y también para toda vuestra familia. Vuestros padres, que siempre os dan lo mejor, han querido que sigáis creciendo como cristianos y por eso os han llevado a la catequesis de vuestra parroquia.

Durante, al menos, dos años de preparación, los catequistas os han ido formando poco a poco en los fundamentos de la fe. ¡Cuántas cosas habéis aprendido en estos años! Sobre todo habéis conocido a Jesús como a vuestro mejor amigo, que rezando habláis con Él, que está siempre a nuestro lado y que nos ayuda en todo. No os olvidéis nunca de las cosas que habéis aprendido estos años.

A partir de ahora, también vosotros, como Jesús desde niño, tendréis que crecer no sólo en estatura, sino también “en sabiduría y en gracia ante Dios y los hombres”, así la “semilla” que se plantó en vuestro bautismo empiece a dar sus frutos, tales como: el descubrir que la vida es un regalo de un Dios Padre, que nos la da por amor y para amar. La Eucaristía que celebramos cada domingo nos ayuda a vivir la alegría de ser hijos de Dios y nos da la fuerza para que siempre hagamos el bien, sobre todo amando, perdonando y ayudando a los demás.

En este día tan bonito de vuestra Primera Comunión, además de a Dios, nuestro Padre, tenéis que agradecer a todas las personas que tanto han hecho por vosotros para que lleguéis a este día. En primer lugar a vuestros padres que un día decidieron que formarais parte de la Iglesia por medio del Bautismo y que han querido que conozcáis más a Jesús con la catequesis. También a vuestros abuelos, ¡cuánto hacen hoy en día los abuelos por los niños! Vuestros padres a veces están muy ocupados y son ellos los que os acompañan y cuidan. Estoy seguro que muchos os han acompañado a la catequesis y os han llevado a Misa. Esto me recuerda lo que un día un joven me decía: yo voy a misa todos los domingos y se lo debo a mis abuelos que desde niño muy pequeño siempre me llevaban con ellos a la Iglesia. ¡Qué gran labor hacen los abuelos transmitiendo la fe!

Además, debéis dar las gracias por vuestros catequistas y sacerdotes que, con tanta generosidad y entrega, han comprendido las palabras de Jesús: dejad que los niños se acerquen a mí. Vuestros catequistas y sacerdotes han entendido muy bien las palabras de Jesús: Cuando hagáis algo a estos mis hermanos más pequeños, a mí me lo estáis haciendo.

Quiero unirme estos días a la alegría que estáis viviendo por vuestra Primera Comunión; sabed que todos los días rezo por los niños, estos días con mayor intensidad, lo hago especialmente por vosotros y por los niños que sufren.

Os recuerdo a todos que con la Primera Comunión comenzáis una nueva etapa en vuestra vida. No os olvidéis de seguir yendo a Misa, de participar en las catequesis que se hace después de la comunión o de uniros a algún grupo que siga haciéndoos crecer como cristianos. No os arrepentiréis nunca de seguir siendo amigos de Jesús y de ser miembros de la Iglesia. No olvidéis nunca que Jesús os ama, es vuestro mejor amigo.

Con todo afecto y cariño os felicito y os bendigo.

 

+ Eusebio Hernández Sola, OAR

Obispo de Tarazona

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.