Opinión

Fátima ante el nuevo viaje humano y cristiano

Con grandes muestras  de alegría y esperanza, ese altar del mundo que es el santuario del mundo que es Fátima ha  reiniciado todas sus celebraciones abiertas a devotos y curiosos.  Las  misas, peregrinaciones, procesiones y actos de penitencia y devoción    son una realidad, después de las dura prueba el Covid-19, aun no superad, que motivó el cierre de toda actividad. Sólo el 13 de MAYO se puedo transmitir al mundo una ceremonia virtual, que dejó entrever una visión del santuario de la majestuosa explanada como una gran soledad sonara  por la que se intuía que Nuestra Señora se había aparecido a los  tres pastorcillos, Santa Jacinta su hermano  San Francisco, y su prima la venerable Sor Lucía, cornista oficial de los encuentros con Nuestra Señora.

El soplo de Fátima era una  manifestación  de un nuevo Pentecostés renacido. Presidió la Eucaristía SE el Cardenal, Antonio Augusto dos Santos Marto,  obispo de Leiría-Fátima, agradeció a todas las personas, los esfuerzos sacrificios y testimonios de Fe,  ofrecidos durante la cuarentena que motivó el cierre del Santuario y la suspensión de los actos litúrgicos presenciales. Para el Cardenal  vivir el espíritu de Fátima y la liturgia Católica de forma virtual  por medios digitales, supondrá realmente una oportunidad  para valorar en su justa medida la participación de forma directa y presencial en las celebraciones. Debemos volver con más entusiasmo a las parroquias, capillas, ermitas y santuarios tal como lo hemos vivido siempre. El Cardenal agradeció a todas las personas, trabajadores de la salud, autoridades, fuerzas de seguridad, así como personas anónimas su espíritu  de generosidad y  entrega  y sacrificio. También elevó  su plegaria por todos los muertos y sus familiares. Pidió la intercesión de Nuestra Señora para  apoyar e inspirar esta nueva fase de nuestro viaje humano y cristiano.

Print Friendly, PDF & Email