Cristianos perseguidos Especiales Ecclesia Internacional

Familia del jesuita italiano secuestrado en Siria pide que se busque la verdad

Familia del jesuita italiano secuestrado en Siria pide que se busque la verdad

Seis años después del secuestro del jesuita Paolo Dall’Oglio en Raqqa (Siria), sus familiares piden en una conferencia de prensa que no se olvide el dolor que padece el pueblo sirio y que se haga todo lo posible para llegar a la verdad sobre el paradero del sacerdote.

Ciudad del Vaticano, Vatican News, 29 de julio de 2019

Immacolata, Francesca y Giovanni Dall’Oglio se aferran a la esperanza de poder tener noticias de su hermano Paolo Dall’Oglio, sacerdote jesuita secuestrado en Siria desde hace seis años, el 29 de julio de 2013, fundador del monasterio siro-católico de Mar Musa, reconstruido por los religiosos en 1982.

Desde entonces, no han sabido nada de él. En este contexto, ha tenido lugar hoy un encuentro en la Asociación de Prensa Extranjera de Roma, en el que la familia ha contado los altibajos de esta historia, marcada por muchas informaciones que se han hecho eco a lo largo de los años: desde la muerte del Padre Dall’Oglio, que habría tenido lugar supuestamente en Raqqa después de su secuestro, hasta su encarcelamiento en Baghouz, también en Siria.

El silencio no quiere decir que Paolo no esté allí

En la conferencia de prensa, los familiares reiteraron que no saben si está vivo o muerto, pero que confían ciegamente en la esperanza de volver a abrazarlo. «El silencio – explicó Immacolata Dall’Oglio – no significa que Paolo ya no esté allí. El contexto sirio es particular, todo es posible, en el pasado ha habido largos encarcelamientos que han terminado de manera positiva».

Para dar fuerza a la familia también llegó la caricia del Papa Francisco, quien se reunió con ellos el pasado 30 de enero en Santa Marta, «un encuentro confidencial -dijo Francesca- con palabras de cercanía y profundo afecto a nuestra madre. Hablar con el Papa nos ha dado confianza, nos ha dado esperanza cristiana». «Un gesto fuerte y valiente»- añade Francesca Dall’Oglio- el que el Papa haya escrito al presidente sirio Assad porque, de esta manera, se ha convertido en el intérprete del dolor sirio.

Busquen la verdad

Asimismo, la familia pide que aquellos que puedan saber algo sobre el Padre Paolo hablen, que investiguen a fondo, que lleguen hasta Raqqa, que ahora ha sido liberada de la presencia del llamado Estado islámico. Una petición que llega después de momentos difíciles como el descubrimiento de una maleta perteneciente al jesuita, que contiene efectos personales, y que fue entregada a la familia sólo 4 años después. «Crucial», según los hermanos, es la cuestión de los secuestrados; su resolución ayudaría a pacificar a Siria.

Antes de la rueda de prensa, Francesca Dall’Oglio explicó la iniciativa de hoy entrevistada por nuestro colega Fabio Colagrande:

– El hecho de que hoy sea precisamente el sexto aniversario del secuestro de nuestro hermano Paolo, nos ha llevado -y me ha llevado- a pensar que era correcto promover un acontecimiento que en algún lugar del mundo podría llamar la atención sobre él como persona y también sobre lo que ocurrió hace seis años en Raqqa.

– ¿Cómo lo recuerda como persona para aquellos que no lo conocían?

– Para mí, Paolo representa a alguien que siempre ha tratado de dar sentido a su vida, de ser coherente y de testimoniar el amor al otro que veía encarnado precisamente en la relación entre musulmanes y cristianos, pero también entre seres humanos que sobre todo se relacionan entre sí, incluso en las situaciones más difíciles y conflictivas.

– Recientemente el Papa Francisco envió una carta al Presidente sirio Assad, pidiendo que se salve a la población que todavía sufre los bombardeos en Idlib, y que se preste atención a las personas que desaparecieron durante el conflicto, como recordó el Cardenal Parolin. ¿Cómo recibió usted estas palabras del Papa?

– Lo escuché como un mensaje muy importante. Como hermana de Paolo, me siento de alguna manera hermana, cercana a esta población que sufre y en particular a todas las familias, de aquellos que tienen parientes cercanos que desaparecieron o fueron detenidos en Siria sin noticias. Se trata de una verdadera tragedia sobre la que es importante que haya atención internacional. Al respecto, el Papa Francisco envió un fuerte mensaje; también el cuenta el hecho de que fue llevado por el mismo Nuncio Apostólico en Siria, el Cardenal Zenari y el Cardenal Turkson.

– La actualidad del mensaje, de las palabras del Padre Paolo en este momento del conflicto sirio, aunque no tenemos información sobre su paradero, parece mantener una actualidad muy fuerte. ¿Está de acuerdo?

– Me gustaría confirmar eso que dice. Recuerdo haber leído y escuchado la última entrevista que mi hermano Paolo dio el 28 de julio de 2013, un día antes de ser secuestrado en Raqqa por la televisión local. En esa entrevista subraya lo que está sucediendo, pero también reitera la necesidad de llegar a una sociedad inclusiva; habla de una federación, lo que no significa aplastar las identidades de las diferentes comunidades, sino crear una ciudadanía capaz de incluir todas las diferencias.

Fotogalería

Vatican News, 29 de julio de 2019

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.