Revista Ecclesia » Fallece Rafael Palmero Ramos, obispo emérito de Orihuela-Alicante
Iglesia en España Última hora

Fallece Rafael Palmero Ramos, obispo emérito de Orihuela-Alicante

El obispo emérito de Orihuela-Alicante, Rafael Palmero Ramos, ha fallecido esta pasada madrugada en Alicante como consecuencia de la enfermedad que padecía. A finales del mes de enero, fue hospitalizado a causa de la covid-19, contagiado por el brote originado en la casa sacerdotal, pero logró superarlo. El obispo emérito sufría otras patologías previas que han sido la causa de su fallecimiento.

El que fuera obispo de la diócesis desde 2006 hasta 2012, se despedía de los alicantinos el 29 de septiembre de 2012, a los que les decía «quién sirva más y mejor, es decir, con más amor, ése será el primero. Todo discípulo de Jesús ha de cuidar, por tanto, con esmero, a ejemplo del Maestro, de los débiles, de los enfermos, de los pobres, de los excluidos. De todos, sí, pero con especial cuidado de quienes más lo necesiten».

El obispo de Orihuela-Alicante, Jesús Murgui, se ha dirigido a los diocesanos para pedir oraciones por su eterno descanso, «y también acciones de gracias a Dios porque, a través de su ministerio, el Señor ha enriquecido a nuestra Iglesia que camina en Orihuela-Alicante con abundantes frutos de santidad y apostolado. Dios, Uno y Trino, le conceda el premio de los que han sido fieles». Como señal de duelo, «pido que durante estos días se celebre la Santa Misa por su eterno descanso, y hoy a las 17:00 h, en todas las parroquias de la diócesis, se hagan sonar las campanas en señal de duelo y para que todos se unan en oración», ha expresado en un comunicado.

La Misa exequial por su eterno descanso tendrá lugar este miércoles, día 10, a las 11 horas, en la Concatedral de San Nicolás de Alicante. Por su parte, el próximo sábado, día 13, tendrá lugar una Misa funeral en la Catedral de Orihuela. Ambas estarán presididas por el obispo diocesano, monseñor Jesús Murgui.

Por su parte, el obispo de Palencia, Manuel Herrero Fernández OSA, ha querido recordar al que fuese obispo de la diócesis palentina desde 1996 a 2005, «elevando una sentida oración por su eterno descanso». El obispo de Palencia ha pedido que esa oración «sea manifestación y expresión de nuestra gratitud por D. Rafael, el pastor que durante 10 años caminó con su pueblo llevando el Evangelio del Reino por todas las comunidades de nuestra diócesis. Es de bien nacidos el ser agradecidos, y los palentinos lo somos». «Que el que tantas veces proclamó la Palabra de Dios, pueda contemplarle ahora cara a cara; el que el tantas veces entregó el pan de la Eucaristía a sus hermanos, pueda participar en el banquete eterno; que el que fue icono del Buen Pastor goce para siempre del amor del que entregó su vida por sus ovejas y murió para darles vida y vida abundante y eterna. Descanse en la paz de Cristo su siervo bueno y fiel y que desde el cielo, interceda por esta Iglesia que peregrina entre las dificultades presentes y los consuelos de Dios», ha expresado el prelado.

Ordenado sacerdote en 1959

Rafael Palmero Ramos nació en Morales del Rey, provincia de Zamora y diócesis de Astorga, el 27 de julio de 1936. Curso los estudios de humanidades y filosóficos y los dos primeros años de teología en el seminario conciliar de Astorga. Después, en Roma, amplió su formación teológica. Allí obtuvo la licenciatura y el doctorado en Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana y la licenciatura en Ciencias Sociales por la Pontificia Universidad Santo Tomas de Aquino Angelicum. Fue ordenado sacerdote el 13 de septiembre de 1959 en Astorga. En 1972 se incardinó en la archidiócesis de Toledo.

Cargos pastorales

Su ministerio presbiteral comenzó en la diócesis de Astorga. Entre 1961 y 1965 fue secretario de estudios y profesor de Eclesiología y de Doctrina Social de la Iglesia en el seminario mayor diocesano de Astorga y, entre 1963 y 1968, fue delegado episcopal de Cáritas diocesana de Astorga. En el año 1968 se trasladó a Barcelona como secretario particular del entonces arzobispo coadjutor de Barcelona, Marcelo González Martín, cargo que desempeñó hasta el año 1972. También hasta este año, y desde 1969, fue el presidente del Patronato Diocesano de la «Obra Benéfica Asistencial del Niño Dios», en la ciudad condal. El año 1972 se trasladó, junto a González Martín, a Toledo. En esta diócesis fue vicario general y profesor del seminario mayor, entre 1972 y 1987, y arcediano de la catedral, entre 1974 y 1987.

El 24 de noviembre de 1987 fue nombrado obispo auxiliar de Toledo y obispo titular de Pedena. Recibió la ordenación episcopal el 24 de enero de 1988. El 9 de enero de 1996 fue trasladado a la sede episcopal de Palencia. El 26 de noviembre de 2005 fue nombrado obispo de Orihuela-Alicante, tomando posesión de la sede el 21 de enero de 2006. El 27 de julio de 2012, el Papa Benedicto XVI aceptó la renuncia al gobierno pastoral de esta diócesis, en conformidad con el canon 401, párrafo 1, del Código de Derecho Canónico.

Miembro del Consejo de Economía de la CEE hasta 2012

En la Conferencia Episcopal Española ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social desde 1987 hasta 1990. Miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis desde 1990 hasta 1993. De 1990 a 1999 ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Relaciones Interconfesionales y de 1993 a 1999 de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe. Desde 1999 es miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral, donde es responsable del departamento de Pastoral de la Salud. Fue miembro del Consejo de Economía desde 1999 hasta noviembre de 2012.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa