Internacional

Fallece en Bolivia la misionera segoviana María Juliana Miguelsanz

Fallece en Bolivia la misionera segoviana María Juliana Miguelsanz

Según informa la delegación de Misiones de Segovia, el pasado martes 7 de noviembre fallecía en Bolivia a los 85 años de edad, la misionera María Juliana Miguelsanz Monjas. María Juliana, como la llamaban sus hermanas del Instituto Secular Cruzada Evangélica al que pertenecía, era natural de Ortigosa de Pestaño, Segovia, llegó a Bolivia hace 60 años, de hecho fue una de las primeras en llegar como parte de una misión de 5 personas enviadas por su Instituto.

En Yamparáez-Sucre sirvió a los campesinos por muchos años. Luego en Santa Cruz terminó de dedicar su vida al servicio como profesora y catequista de dulce carisma y trato cariñoso con la gente, así la recuerdan quienes la han velado en la capilla del Instituto para despedirla y agradecerle el esfuerzo de tantos años y el servicio de una vida entregada a Dios.

También la recuerdan sus sobrinos quienes manifiestan que “con su ejemplo de vida nos enseñó a poner el corazón en cada cosa que hacía. Siempre con una sonrisa pero firme y decidida, poniendo al servicio de los demás tanto bienes materiales como cualidades y talentos y siempre con una actitud definida y clara de procurar el bien de todos y cada uno de los que la rodeaban. Así consiguió realizar colegios, comedores infantiles, hospitales etc. Una vida plena de servicio.

Nuestra tía, que vivía junto a sus hermanas del Instituto Secular en Bolivia, siempre expresó que llevaba la vida eucarística muy dentro y nos contaba que, el primer día de estar en Bolivia, lo primero que hizo junto a sus compañeras fue una hora de adoración al Santísimo. Siempre decía que su vocación misionera la descubrió desde pequeña allí en Ortigosa de Pestaño: ‘Pedí al Señor que me llamara para llevar la palabra de Dios a otras partes del mundo y me envió a Bolivia. La bendición en mi familia es que mi hermana Paula también es misionera’”.

Actualmente, María Juliana Miguelsanz estaba jubilada y se dedicaba a visitar a los enfermos en el hospital Hernández Vera, llevándoles la eucaristía y en algún caso ayudando al sacerdote a administrar el sacramento de la unción de los enfermos.

“Son muchos años de misionera en Bolivia, estoy feliz de estar acá porque esta tierra camba tiene unas entrañas que te amarran”, decía.

Y sus deseos se han cumplido; ella que vivió allí gran parte de su vida deseaba morir y ser enterrada allí, así lo manifestó en contadas ocasiones.

El miércoles 8 de noviembre se celebró la misa de Exequias en la Parroquia María Asunta, presidida por Mons. Braulio Sáez, Obispo auxiliar de Santa Cruz.

OMPRESS-BOLIVIA (13-11-17)

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.