Javier Cremades
Iglesia en España Última hora

Fallece el sacerdote Javier Cremades, director de la JMJ 2011

El sacerdote Javier Cremades Sanz-Pastor, de 74 años, falleció hoy en Madrid, tras una enfermedad pulmonar que le obligó a interrumpir una intensa labor pastoral, con una «gran capacidad de organización», como es recordado en la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid, de 2011, señalan indican fuentes del Opus Dei.

Licenciado en Medicina y Cirugía y doctor en Teología, fue ordenado sacerdote del Opus Dei en 1973, y ha desarrollado su labor pastoral en Pamplona, Santiago de Compostela, Torreciudad y Madrid. Como indican, Javier Cremades aprovechó el confinamiento y el parón de su enfermedad para escribir el libro «Los planes de los Cremades: una familia amiga de san Josemaría», que alcanza las quince mil descargas. Fue capellán de las facultades de Derecho y de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense; fundador de Caritas Universitaria; miembro del Consejo Presbiteral; director de los actos centrales de la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid en 2011, rector de la iglesia del Espíritu Santo y del santuario de Torreciudad y delegado de actos públicos del Arzobispado de Madrid.

«Un hombre profundamente enamorado de Cristo»

La delegación de Medios de Comunicación de Madrid, ha indicado que al conocer la noticia de su fallecimiento, César Franco, obispo de Segovia y antiguo auxiliar de Madrid que trabajó con Cremades en la JMJ 2011, ha remarcado que tenía «una creatividad extraordinaria para transmitir el Evangelio» y que «fue un hombre de Dios y un sacerdote de los pies a la cabeza». Y Yago de la Cierva, director ejecutivo de la JMJ 2011, le recuerda como «un hombre profundamente enamorado de Cristo» y destaca que en la JMJ «sacó todo el partido a su fantasía y su capacidad de involucrar a personas».

Buena prueba de este afán evangelizador y de su «gran capacidad de organización», usando palabras de su familia, fueron iniciativas de la JMJ como la difusión de dos millones de crucifijos como «la medicina que todo lo cura», en una caja con un prospecto destacando sus usos y ventajas, o la edición de un plano del Metro de Madrid adaptado al rezo del rosario.

En esta línea, Pedro Díez Antoñanzas, que sucedió a Cremades como rector del santuario de Torreciudad, señala su «afán por acercar a muchos a Dios a través de la Virgen» y Belén Vegas, arquitecta que colaboró con él en propuestas de evangelización, incide en que fue «un sacerdote en el que se refleja la presencia de Cristo» y en que «este reflejo divino, como un imán invisible, atrae a las almas».

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME