Revista Ecclesia » Fallece el padre Damián, del Cister de Oseira (Ourense)
Opinión

Fallece el padre Damián, del Cister de Oseira (Ourense)

 EL P. DAMIÁN, TRAS LAS HUELLAS DEL H. RAFAEL, por monseñor Rafael Palmero Ramos

Connovicios en la tierra y hoy moradores del cielo

 

          El P. Damián ha partido hacia Dios, en la paz de una muerte santa, a la una de la madrugada del día 27 de mayo. Oremos por él.

         Con esta comunicación tan breve como expresiva, nos hacía llegar hoy, de madrugada, el Superior de la Comunidad de Osera (Orense), la noticia del encuentro –sin duda alguna, encuentro esperado y definitivo en el cielo– de este monje trapense, P. Damián Yáñez Neira, con su connovicio el H. Rafael, hoy San Rafael Arnaiz.

         De haber vivido entonces, Rafael hubiera cumplido 100 años el pasado 2011. Se disponía a redondearlos al año próximo el P. Damián. La fiesta que soñábamos los amigos se celebrará ya en el cielo. Mejor fiesta, sin duda alguna, y mejor celebración.

         En el Monasterio de San Isidro de Dueñas (Palencia), se conocieron Fray Damián, natural de Morales del Rey, nuestro pueblo, y el H. Rafael, de origen burgalés. Vivieron juntos los cuatro primeros meses de noviciado como “monjes penitentes y aves de paso que vuelan… cantando”, escribe Rafael en Mi Cuaderno. Y en la primera historia del Monasterio de San Isidro de Dueñas que publicó el P. Damián en el 1969, afirma que el cenobio en que vivían era “un rincón del mundo donde sin trabas se puede alabar a Dios, y un purgatorio en la tierra”. En él, advierte, “hay almas que se ofrecen a Dios por la paz de España”.

         “Que la Santísima Virgen le ayude mientras esté fuera del Monasterio –escribió un día Rafael en una estampa regalada a Fray Damián y que él llevaba siempre consigo, desde su movilización e incorporación a filas–. Se lo pide a Ella con el mayor fervor este Oblato, que aunque no puede acompañarle al frente, no deja de combatir a su modo por Dios y por España. Su más humilde hermano en Jesús y María, Fray María Rafael”.

Rafael en los altares

         Cómo lloraba en la Plaza de San Pedro de Roma el Padre Damián –yo fui testigo, porque estaba a su lado– el día en que la Iglesia Madre dijo con voz autorizada, por boca de S. Juan Pablo II: “el nombre de Rafael queda inscrito en el catálogo, ya es el Beato Rafael”.

         Tiempo atrás lo había profetizado el P. Damián, que tantas horas dedicó a la buena marcha de esta Causa. “Si nos miramos… sea para buscar a ese Dios escondido que tenemos en nosotros. Soñando, sí, pero conscientes de que despertaremos un día en brazos de Dios y de María”.

         Esta profecía tiene ya su cumplimiento. Descanse en paz, por tanto, también el querido P. Damián, monje y escritor autodidacta, historiador y peregrino de la alegría del Evangelio.

         Desde su querida Abadía de Palencia, el P. Damián había sido destinado un día a San Pedro de Cardeña, en Burgos, y más tarde a Osera tras la reconstrucción de su memorable Monasterio. Quiero decir con esto que conoció también las dificultades de la peregrinación y del camino. En Osera moraba ahora, perfectamente enraizado en esa bendita tierra, después de haber logrado una de las bibliotecas más importantes en temas relacionados con Galicia. Como la de Rafael, su alma de monje, animadora en este caso de un cuerpo fuerte, sólo ha buscado en su larga vida el amor a Jesús en el silencio y en la soledad. Sé que le gustaba trabajar en el campo, cantar en el coro y manejar documentos antiguos, y sé que fue un monje que rezaba, trabajaba, callaba, publicaba y rendía.

        Que brille también para él la luz eterna que ilumina a San Rafael.

? Rafael Palmero Ramos

Obispo emérito de Orihuela–Alicante



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada mes, en tu casa

Últimas entradas