Revista Ecclesia » Fallece el misionero José Casas: “El espíritu misionero es llegar algún día a no ser necesario”
veracruz santiago compostela

Fallece el misionero José Casas: “El espíritu misionero es llegar algún día a no ser necesario”

OMPRESS-MOZAMBIQUE (4-7-14) Ayer por la mañana fallecía en Maputo, Mozambique, a los 68 años de edad, el sacerdote José Casas de la Vega, natural de Aspariegos, Zamora, que desempeñó su tarea pastoral en ese país africano durante 40 años y en Aliste durante 2 años.

Según informan desde el Instituto Español de Misiones Extranjeras (IEME), al que pertenecía, la debilidad en la que se encontraba después de unas fuertes malarias ha hecho que no haya podido superar esta nueva crisis. La capilla ardiente permanecerá en la residencia de las religiosas a las que solía ir cuando iba a Maputo, y mañana sábado será enterrado allí, donde vivió y entregó su vida como misionero, tal como era su deseo.

El Secretario General del IEME, Antonio Fernández, partió ayer con destino a Mozambique para participar en el sepelio. “El padre José Casas ha muerto como ha vivido, entregando su vida al servicio de su pueblo de manera tan admirable y en silencio, como él solía hacer las cosas”. Ayer los sacerdotes del IEME que se encuentran de convivencia en Los Molinos, Madrid, rezaban y recordaban al compañero misionero, amigo y formador.

José Casas de la Vega estudió en el Seminario Diocesano de Zamora entre los años 1956 y 1964, fecha en la que ingresó en el Seminario de Misiones Extranjeras de Burgos para cursar Teología entre los años 1964 y 1969. Tras su ordenación se incardinó en el Instituto Español de Misiones Extranjeras (IEME), y se desplazó a Lisboa para estudiar allí portugués entre 1969 y 1970.

La mayor parte de su ministerio sacerdotal ha estado vinculado a Mozambique, ya que allí fue con el grupo de misioneros del IEME tras su formación. Entre los años 2003 y 2005 se incorporó temporalmente a la pastoral diocesana de Zamora, ejerciendo la cura de almas en varios pueblos: Alcañices, Alcorcillo, Arcillera, Ceadea, Grisuela, Lober, Matellanes, Moveros, Rabanales, Santa Ana, Tolilla, Ufones y Villarino tras la Sierra.

En 2005 volvió a las misiones, incorporándose el 29 de julio a su labor pastoral en Maputo, ciudad donde ha fallecido. En la diócesis de Zamora se celebrará próximamente una Misa de funeral. Aunque en una entrevista publicada en la revista Supergesto, de las Obras Misionales Pontificias, José decía que “el espíritu misionero es llegar algún día a no ser necesario”, son muchos los que en Mozambique y en el IEME le echarán mucho de menos. Descanse en paz, descanse en Dios.

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa