Revista Ecclesia » Fallece el cardenal Tumi, primer cardenal camerunés
Internacional Última hora

Fallece el cardenal Tumi, primer cardenal camerunés

El cardenal Christian Wiyghan Tumi, arzobispo emérito de Douala, ha fallecido en la madrugada de este 3 de abril, a la edad de 90 años. Pasó su vida como pastor por la pacificación y el desarrollo de su país, Camerún.

Recibió el premio Nelson Mandela en 2019 por promover la paz y el respeto de los derechos humanos contra toda discriminación étnica y religiosa en Camerún. «Estamos obligados a hacer todo lo posible, incluso a costa de nuestras vidas, para que vuelva la paz», había dicho el cardenal antes de los enfrentamientos y la violencia que se iniciaron en 2016 tras las reivindicaciones de los cameruneses de habla inglesa que se movilizaron para denunciar su marginación.

Sacerdote desde 1966

Ordenado sacerdote en 1966, ejerció su ministerio como vicario parroquial en Fiango y luego, hasta 1969, se dedicó a la enseñanza como profesor en el seminario menor Bishop Rogan College. Tras estudiar en el extranjero, en 1973 fue nombrado rector del seminario mayor de Bambui, en la archidiócesis de Bamenda. San Juan Pablo II lo nombró obispo de Yagoua en 1979 y al año siguiente lo consagró en la Basílica de San Pedro. Arzobispo de Garoua a principios de los 80, Wojtyla le creó cardenal en 1988. De 1991 a 2009 fue arzobispo de Duala. Fue presidente de la Conferencia Episcopal de Camerún y del Simposio de Conferencias Episcopales de África y Madagascar (SECAM). Ha participado en varios sínodos, incluidas las dos asambleas especiales para África de 1994 y 2009.

Una vida al servicio de Dios y de los demás

En 2008, Tumi recibió el premio «Cardenal von Galen» de Human Life International por su trabajo en favor de la familia y el respeto de los derechos y la democracia. En 2011 Transparencia Internacional le concedió el «Premio a la Integridad» por su labor.

Su compromiso con el diálogo ecuménico e interreligioso es firme. En sus diócesis promovió centros de formación espiritual, escuelas y dispensarios, siempre atentos a los más pobres y marginados. Autoridad moral indiscutible en Camerún, tronó contra la corrupción y la injusticia. Siempre buscó la paz y la unidad entre adversarios y enemigos: «Es necesario escuchar al otro», dijo, «porque cuando hay un verdadero diálogo, se pueden resolver muchos problemas».

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa