Internacional Última hora

Fallece el cardenal polaco Gulbinowicz, sancionado por la Santa Sede este mismo mes

En la mañana de este lunes 16 de noviembre ha fallecido en Polonia el cardenal Henryk Gulbinowicz, informa la Conferencia Episcopal de aquel país. Tenía 97 años y se hallaba hospitalizado desde hace unos días a consecuencia de su delicado estado de salud. Arzobispo emérito de Wroclaw desde 2004, se trata del purpurado que el pasado 6 de noviembre fue objeto de duras sanciones por parte de la Santa Sede. Aunque el comunicado de la Nunciatura Apostólica en Polonia que las anunció no explicitaba las razones de las mismas, el prelado había sido acusado de acoso y actos homosexuales, pero también de colaborar con los servicios secretos del Estado durante la etapa comunista.

Como ya informó ECCLESIA, entre las medidas disciplinarias adoptadas contra su persona estaban la imposibilidad de participar en cualquier celebración y reunión pública, y la prohibición de usar los atributos episcopales. También se prohibía la celebración de servicios funerarios y su entierro en la que fuera su catedral, y se le exigía el pago a la Fundación San José —creada por los obispos polacos en octubre de 2019 para apoyar las actividades con las víctimas de abusos— de una cantidad de dinero «apropiada» que no se especificaba.

Los medios de aquel país indican que el purpurado probablemente haya muerto sin haber sido plenamente consciente de todo ello, pues su salud era ya muy mermada cuando esas las sanciones le fueron comunicadas.

Nacido en las proximidades de Vilnius, la actual capital de Lituania (entonces Polonia), el 17 de octubre de 1923, Gulbinowicz fue ordenado sacerdote en 1950, siendo consagrado obispo por el cardenal Stefan Wyszyński en 1970. Después de ejercer durante seis años como administrador apostólico de Vilnius, en 1976 fue nombrado por Pablo VI arzobispo de Wroclaw, sede que ya no abandonaría hasta abril de 2004, cuando Juan Pablo II aceptó su renuncia, ya con 80 años. Fue también el santo Papa polaco el que lo creó cardenal en 1985.

Polonia cuenta ahora con cuatro purpurados: Dziwisz, exsecretario personal de Juan Pablo II, y arzobispo emérito de Cracovia, de 81 años; Rylko, presidente emérito del Pontificio Consejo para los Laicos, de 75; Nycz, arzobispo de la archidiócesis de Warsawa, de 70; y Krajewski, limosnero pontificio, de 56.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME