Coronavirus

Fallece Alfredo Ramajo, delegado de Enseñanza de la diócesis de Ciudad Rodrigo

Después de una semana luchando contra el coronavirus en la UCI del Hospital Clínico de Salamanca, esta mañana fallecía a los 66 años el sacerdote Alfredo Ramajo García, delegado diocesano de Enseñanza desde el año 2007 y delegado de Peregrinaciones desde el año 2011 de la diócesis de Ciudad Rodrigo. En la actualidad era también párroco de El Maíllo y Aldehuela de Yeltes, así como páter del Bolsín Taurino Mirobrigense.

Nacido en El Sahugo el 20 de julio de 1953, Alfredo Ramajo cumplió el pasado verano 40 años como sacerdote (fue ordenado presbítero el 15 de julio de 1979 en su localidad natal, tras haber sido ordenado diácono medio año antes, en diciembre de 1978, en Ciudad Rodrigo). Con estudios de Filosofía y Teología, su primera responsabilidad fue en la parroquia de Conejera, estando vinculado asimismo de 1978 a 1986 al Seminario Diocesano San Cayetano de Ciudad Rodrigo. En 1986, fue nombrado párroco de Serradilla del Arroyo y encargado de Guadapero. Tres años después, asumió también responsabilidades en Monsagro, permaneciendo en estas localidades hasta el año 2000. En la actualidad, Alfredo Ramajo era responsable del Arciprestazgo de Yeltes, donde llevaba junto a Fernando Sánchez Tendero varias parroquias in solidum: El Maíllo, Morasverdes, Guadapero, Aldehuela de Yeltes, Tamames-Avililla de la Sierra, Aldeanueva, La Sagrada-Carrascalejo, Puebla  de Yeltes y Sepulcro-Hilario.

Los vecinos de dos de esas localidades, El Maíllo o Aldehuela de Yeltes, habían elaborado en los últimos días sendos vídeos para mandarle ánimos y fuerzas en su lucha contra el coronavirus, que lamentablemente no ha podido superar. También crearon un vídeo los miembros de su otra familia, la bolsinista, de la que era el capellán, siendo el responsable por ejemplo de oficiar las misas de la entidad, además de ser el encargado de realizar los reportajes fotográficos de las citas taurinas. Asimismo, en los últimos tiempos ejercía como presentador de algunos actos del Bolsín, como la proclamación del Triunfador de su temporada en la víspera de iniciarse el Carnaval.

Print Friendly, PDF & Email