Cultura

Exposición en Valencia sobre Arte y Espiritualidad con obras modernas y clásicas

EXPOSICION BELLAS ARTES. VALENCIA

Por Antonio DIAZ TORTAJADA, sacerdote-periodista

 

El Museo de Bellas Artes de Valencia San Pío V inaugurará el próximo lunes 18 de febrero  la exposición “Arte y Espiritualidad”, que reúne pinturas, esculturas y cerámica de artistas clásicos y contemporáneos inspiradas en los temas de la Cruz, la Virgen, los Santos y la Eucaristía.

El espíritu religioso, la fe y las creencias han inspirado a artistas de todos los tiempos. Cualquier expresión artística simboliza la capacidad del hombre de conectarse con su dimensión espiritual, expresar sus emociones, experiencias, sentimientos y modo de pensar. Además, le permite manifestar su creatividad, brindándole la posibilidad de vivir la experiencia única de la magnitud de su libertad al abrir un nuevo camino a partir de la Espiritualidad.

Por ello, el contenido expositivo de “Arte y Espiritualidad” esta formado por una selección de los fondos que integran la colección permanente del IVAM, del Museo de Bellas Artes de Valencia, del Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí, del Museo Catedralicio, y de la Iglesia del Temple que tratan esta temática, así como por las obras con las que distintos artistas representativos del arte clásico y contemporáneo intervinieron el espacio de la catedral de Burgos con motivo del proyecto ‘Siglo XXI: Arte en la Catedral de

Burgos’, en el que se les invitaba a ensamblar sus obras en la búsqueda “de un punto de entendimiento entre el patrimonio histórico y el arte contemporáneo” de manera que se modificara la habitual escenografía sacra.

“Arte y Espiritualidad” propone un recorrido artístico que solemniza el diálogo entre clasicismo y contemporaneidad acerca de la espiritualidad que durante tantos siglos han llevado a cabo los artistas y que; tal y como se refleja en las diez secciones que albergan la muestra, recapitula, desde un prisma novedoso, las iconografías inherentes a esta temática.

La exposición se divide en las siguientes secciones: Se inicia el camino artístico espiritual por medio de la cruz, signo universal por excelencia y uno de los elementos que mayor protagonismo ha adquirido en la iconografía religiosa y que mayor representatividad ha tenido en la historia del arte universal al representar la unión de conceptos que oscilan entre lo divino y lo terrenal, con obras de Francisco Ribalta, Nicolás Borrás y Antonio Saura.

Artistas de distintas generaciones dibujan, modelan, reinterpretan, despojan y nutren de nuevos significados a la crucifixión, realzando su contraste con lecturas del pasado siempre contemplando su dimensión transformadora.

Existe una llamada a la oración, a la acción de gracias, al gozo con la que la Iglesia convoca a la asamblea del pueblo y a sus fieles, para celebrar los actos de la liturgia o vivir la oración sencilla de contemplación de los misterios del rosario, con el icono de María en sus misterios interpretados por el arte en los distintos siglos, nos ayuda a descubrir que las obras de arte ofrecen al creyente un tema e reflexión y una ayuda para entrar en la contemplación.

Tanto en el arte clásico como en el contemporáneo se ha reproducido la belleza de todos los hombres y mujeres distinguidos por la heroicidad de sus vidas identificadas como un signo del encuentro con lo trascendente incidiendo en la importancia que la libertad interior posee.

También la figura de la Virgen María ha quedado históricamente exaltada como paradigma de la intercesión. Con una mirada puesta en el pasado y otra en el presente contemplamos una serie de representaciones artísticas que coinciden en evocar que su verdadero protagonismo radica en su humildad. Aquí se incluye piezas de José Vergara, Julio González y Manolo Gil.

El retablo ha sido un elemento de transmisión de conocimiento que, como biografía de la salvación, se ha erigido en un elemento de comunicación y de narración de la existencia divina de gran significación. Dentro de los retablos de factura clásica encontramos los fragmentos del Retablo de los Misterios de la Virgen María de Agullent, concretamente las escenas de la Asunción, Nacimiento, Circuncisión y Adoración. Del Maestro de Alzira tenemos el anverso y reverso de las portezuelas de un altar dedicado a Santa María Magdalena y de la escuela de Ribalta se incluyen dos partes del Retablo de San

Juan Bautista de Muro de Alcoy, datadas en el Siglo XVII y con clara influencia italianizante.

La muestra, que permanecerá abierta hasta el 28 de abril, “se ha dividido en tres espacios a modo de trilogía y en cada uno de ellos se plantea un diálogo entre el arte clásico y el contemporáneo”,

 

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email

Antonio Díaz Tortajada

Antonio Díaz Tortajada nació en 1947 en Castielfabib (Valencia). Sacerdote diocesano desde 1973. Miembro del Instituto Secular Jesús Sacerdote. Licenciado en Teologia, Ciencias de la Información y Diplomado en Psicología. Fundador de la emisora católica "Radio Luz de Valencia". Actualmente Consiliario de la Junta Diocesana de Hermandades y Cofradías. Columnista habitual en los diarios locales valencianos. Autor, entre otros libros, de: "Evangelización, lenguaje y cultura" (1983), "Llamados para anunciar el Evangelio de Dios" (1984), "Me encanta mi heredad" (1989), "Juan Pablo cree en los jóvenes"(1990), "El camino de la Cruz" (1991), "Arriesgar la palabra"(1993), "Plegarias" (1994), "El silencio de Dios" (1994), "Vivir lo que esperamos" (1997), "Viacrucis del Hombre Dios" (2000), "Háblame de Jesús" (2001) y "Variaciones sobre el Génesis" (2005)

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario