Portada » Santa Sede » Exposición conmemorativa de los 50 años de la peregrinación de Juan XXIII a Asís y a Loreto en las vísperas del comienzo del Concilio Vaticano II
Santa Sede

Exposición conmemorativa de los 50 años de la peregrinación de Juan XXIII a Asís y a Loreto en las vísperas del comienzo del Concilio Vaticano II

El 4 octubre de 1962, fiesta de san Francisco de Asís, en vísperas del Concilio Vaticano II, el Papa Juan XXIII peregrinaba en tren al santuario mariano de Loreto. En el viaje de regreso al Vaticano, el Papa Roncalli quiso pasar por la ciudad del Seráfico, “para implorar la intercesión del santo del amor y de la paz”.

Cincuenta años después de este evento, la Delegación Pontificia de la Santa Casa de Loreto ha organizado en los sugestivos espacios de las Bodegas del Bramante en el Palacio Apostólico, la muestra: “Juan XXIII peregrinación a Loreto y Asís”, que permanecerá abierta hasta el 27 de enero de 2013.La exposición, que es un homenaje a la memoria del gran Pontífice beato, será inaugurada por Benedicto XVI exactamente cincuenta años después de aquel viaje. El 4 de octubre, de hecho, el Papa viajará a Loreto para recorrer el camino de su predecesor y encomendar a la Virgen de Loreto el próximo Sínodo de los Obispos, así como el Año de la fe, que se inaugurará el 11 de octubre.

Aquella visita que aparentemente parecería normal ahora, fue entonces de gran importancia histórica, pues desde 1857, es decir, desde que Pío IX había hecho su último viaje por tierras pontificias, ningún Papa había salido del Vaticano para emprender un viaje fuera de Roma. Juan XXIII, fue el primer Pontífice moderno en salir de las murallas leoninas para ir a encontrar a los fieles, después de más de un siglo.

Con el objetivo de resaltar la figura del Papa Roncalli, la exposición documenta todos los momentos más importantes de aquella peregrinación papal a través de la exhibición de más de un centenar de objetos litúrgicos y obras de arte, así como fotografías, artículos de prensa, testimonios, vídeos y documentos. Entre los objetos personales del “Papa bueno” destacan un rosario suyo, sus zapatillas bordadas con hilos de oro, el anillo papal con esmeralda y diamantes, la mitra, la cruz pectoral regalada al Papa por alcalde de Loreto y, sobre todo, la estola y el capelo papal de color rojo que llevaba el Juan XXIII, como testimonian las fotografías de la época.
(ER – RV)

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email