Revista Ecclesia » Exhuman los restos de D. Pedro Sánchez Barba, sacerdote mártir de la diócesis de Cartagena
Pedro-Sánchez-Barba
Iglesia en España

Exhuman los restos de D. Pedro Sánchez Barba, sacerdote mártir de la diócesis de Cartagena

Exhuman los restos de D. Pedro Sánchez Barba, sacerdote mártir de la diócesis de Cartagena que será beatificado en octubre

En la tarde de ayer martes, se realizó la exhumación de los restos de D. Pedro Sánchez Barba, sacerdote mártir de la Diócesis de Cartagena que será beatificado, junto a otro sacerdote diocesano y dos franciscanos, el próximo mes de octubre en Tarragona.

Antes de la exhumación, y ante el Vicario General y Juez Delegado del Tribunal, D. Juan Tudela, juraron fidelidad para asumir su cargo dentro de este tribunal el Padre Francisco Víctor Sánchez Gil, franciscano, como Promotor de Justicia y D. Alfonso Sánchez Hermosilla como Médico Forense encargado de reconocer los restos y extraer las reliquias.

 

Esta es la primera de las cuatro exhumaciones que se realizarán durante este mes de junio de los restos de los cuatro sacerdotes mártires que serán beatificados en el mes de octubre en Tarragona.

 

En la mañana de ayer el Vicario General, D. Juan Tudela, juraba su cargo ante el Obispo de la Diócesis de Cartagena, Mons. Lorca Planes, al igual que lo hacía el Padre Miguel Ángel Escribano, de la orden franciscana, como Notario del Tribunal.

 

Los cuatro mártires que serán beatificados en octubre son los franciscanos: P. Antonio Faúndez López y P. Buenaventura Muñoz Martínez, y los sacerdotes diocesanos: D. Fulgencio Martínez García y D. Pedro Sánchez Barba.

 

D. Pedro Sánchez Barba nació el 1 de julio de 1895 en la pedanía murciana de Llano de Brujas. Estudió en el Seminario Mayor de San Fulgencio de Murcia y fue ordenado sacerdote el 14 de junio de 1919. Fue administrador del Seminario Menor de San José, consiliario de la Confederación Católica Agraria y ecónomo de la parroquia de San Bartolomé de Murcia, además, ingresó en la Tercera Orden de San Francisco. Fue apresado en la noche del 3 al 4 de septiembre de 1936, junto a sus hermanos José y Fulgencio. Cuando le pidieron que renegara de su ministerio sacerdotal dijo “Eso jamás; mi fe y mi vocación valen más que mi vida”.  Fue martirizado junto al sacerdote franciscano P. Buenaventura Muñoz Martínez.

 

 

 

María de León Guerrero

Delegación de Medios de Comunicación Social

Obispado de Cartagena



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa