Semana Santa

Exhortación postsinodal. Cardenal Kasper: “No me espero un documento revolucionario”

Exhortación postsinodal. Cardenal Kasper: “No me espero un documento revolucionario”

El cardenal alemán afirma una profunda continuidad entre Benedicto XVI y Francisco

El próximo viernes 8 de abril será publicada la exhortación apostólica post-sinodal ‘Amoris letitia’. El cardenal Walter Kasper considera que el próximo documento del papa Francisco, no será revolucionario, porque Bergoglio es un reformador.

El presidente emérito del Pontificio Consejo de la Unidad de los Cristianos intervino ayer 1 de abril en Roma, en el Congreso apostólico europeo sobre la misericordia, hospedado junto a la basílica de Sant’Andrea della Valle, donde al margen de las sesiones preciso que no conoce aún el contenido de la exhortación apostólica.

“No la he leído, no conozco ninguna frase –declaró el purpurado alemán, refirió la agencia SIR– pero tengo confianza que el Papa encontrará las palabras justas, también para poner paz en el debate, sobretodo para confortar a las familias y para explicar lo que es el concepto cristiano y católico de la familia, y así dar fuerza para vivir el misterio del amor en la familia”.

Kasper volvió sobre la controversia de dar la eucaristía a los divorciados y vueltos a casar, sobre la cual dos años atrás sus ‘aperturas’ habían desatado encendidas discusiones.

“Cada uno de nosotros tiene necesidad de la misericordia, pero sobre todo estas personas que tienen una situación muy difícil”, dijo el cardenal, subrayando que “la doctrina no cambia, pero la disciplina puede ser cambiada” y que las personas en situación irregular podrían ser admitidas a roles de ministerialidad laical (padrinos, lectores, etc.).

Por lo que se refiere a la exhortación apostólica, el ex jefe del dicasterio considera que el texto del Papa estará “en la línea del sínodo”, recordando que el documento final fue votado con “una mayoría de tres tercios”. La línea del Papa –aseguró el cardenal– también sobre la familia es la de la misericordia, o sea “no el dedo levantado pero la mano tendida para ayudar a las personas en dificultad”.

Estas declaraciones del cardenal Kasper, parecen una parcial marcha atrás de lo que él mismo había declarado el pasado 17 de marzo a la agencia AGI: “El documento señalará el inicio de la mayor revolución en la Iglesia de los últimos 1500 años”.

Siempre ayer, Kasper indicó que entre Benedicto XVI y Francisco existe una “profunda continuidad” y “no oposición como algunos dicen”.

El papa Ratzinger –añadió– “deja una herencia grande y profunda en la Iglesia, porque es un teólogo extraordinario, como muestran sus homilías y catequesis”.

Durante el congreso, el presidente emérito del Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos, también puntualizó que la misericordia no equivale a un “cristianismo barato”, porque Dios no puede ser “por así decir solamente gentil e inocuo”, ni dejar de tomar “en serio el mal y los pecados”. Añadió que la misericordia no puede ser solamente “un lenguaje del corazón” o “una compasión emocional pasiva”, cuando en realidad esa es sobre todo “un combate activo contra el mal”.

“El problema fundamental de la pastoral” concluyó el cardenal Kasper es “cómo hablar de Dios en una situación secularizada, donde Dios se ha vuelto un extranjero” ya que “en muchos corazones no está más o parecería que no estuviera”o por así decir “cuando falta la ‘antena’ para captar nuestro mensaje”.

Lucía Marcolivio/ZENIT

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email